lunes, 4 de enero de 2010

Videojuegos bélicos. ¡Qué peligro!

Hugo, Hugo Chávez, ya estaba dando signos de manifiesta incompetencia en algunos aspectos de su ardua tarea de gobierno.
Hugo, Hugo Chávez, parece tonto a veces, aunque no seré yo quien lo afirme inequívocamente.
Citando textualmente al impecable Forrest Gump, tonto es el que hace tonterías.
Hugo, Hugo Chávez, está a punto -si a estas horas no lo ha hecho ya- de hacer una tontería. Prohibir por Ley los video-juegos y juguetes bélicos o violentos.
¿Por...? porque está firmemente convencido de que, en el país de su digno mando, mueren tiroteadas cinco personas al día por la fatídica influencia de estos video-engendros futuristas.
Al menos ha tenido el detalle de no respaldar su decisión en informes de reputados psiquiatras, probablemente porque, los que no trabajan en la seguridad social, están contratados a jornada completa por la Conferencia Episcopal investigando la cura definitiva de la homosexualidad. La fuente de la eterna heterosexualidad.
Ahora, cuando veo esos servers de juegos bélicos on-line repletos de jugadores británicos, alemanes, franceses, japoneses, me pregunto cuándo se les desatará la fiera, cuando se echarán a la calle, G-36 en ristre, vaciando el cargador contra todo lo que se mueva.
Cuándo se me desatará a mí. Me mata la duda, como siempre.
Se ha producido un error en este gadget.