miércoles, 12 de agosto de 2009

Hoy, el enemigo del Catolicismo no es el Judaísmo o el Islam: es el Ateísmo. Como la Cocacola, Roma se ha percatado de que lo importante es consumir el producto. Siempre es más factible captar a un adicto a la Pepsi, que a un bebedor de agua.
Se ha producido un error en este gadget.