jueves, 17 de diciembre de 2009

Utopía es aquéllo en lo que el ser humano habría convertido el planeta, de ser cierto que debe su existencia a una creación neta y directa de un Dios. Desdichadamente, la razón está de parte de antropólogos, paleontólogos y biólogos, que evidencia que arrastramos la genética de peces, batracios, reptiles y mamíferos primitivos, todos ellos organismos canallas sin rastro alguno de excelencia.
Philip Kargan Stoiber

El Vaticano no hubiese firmado los acuerdos de Kioto.

Volviendo un rato a nuestros propios talibanes, que también tienen miga, aunque creo recordar que el Vaticano no fue convocado a la cumbre -no sería por tratarse de un pais escasamente contaminante-, este Tarzán de los Locos que llaman Papa tampoco hubiese firmado el acuerdo resultante sobre reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera ya que, según ha dicho él mismo, la naturaleza nunca debe situarse por encima del hombre.

Esta nueva perla tiene varias lecturas, pero ninguna buena, como casi todo cuanto dice este Don Nadie con ínfulas pseudointelectualoides.

A continuación dejo el texto íntegro, y cada cual juzgue por si mismo. Recomiendo no perderse los comentarios del coro de anacoretas con calabaza hueca en lugar de testa, que le bailan el agua al Barbi-Ancianito. Toda una sinfonía de chocheos.

Benedicto XVI advierte peligro de "panteísmo neopagano" que pone a la naturaleza por encima del hombre

Hoy prefiero no hacer valoración personal alguna, ya que en el primer intento me salió algo así como La posición adoptada por estos deficientes mentales profundos... y confieso que no son éstos y otros parecidos, términos con los que desearía a adornar el blog.


Se ha producido un error en este gadget.