miércoles, 30 de diciembre de 2009

Las nalgas de Hank

De cuando en cuando releo la parábola de las Nalgas de Hank, porque me desata una sonrisa y porque me recuerda en qué mundo de locos nos ha tocado vivir al reducido número de batracios verdes que, como yo, perdemos tiempo y energía luchando contra la sinrazón, la superchería y la amenaza constante de las teocracias y sus cómplices.

No es que el territorio comanche ubicado fuera de la burbuja de la magia-religión se encuentre mucho mejor abonado, pero ya hay quien se arroga esa no menos pesada carga. Y, por otra parte, la religión y el poder material invisible tienen tanto en común...

Por algo tiranos, magnates y dictadores, aunque descreídos, buscan el calor mutuo bajo los faldones acogedores y conciliadores del clero, unidos generación tras generación por el único amor verdadero: el amor al poder y el dinero.

martes, 29 de diciembre de 2009

Sacerdocio célibe. Transtornos de la personalidad y tendencias delictivas. (II)

Confesores y Confesionarios.-

Para el católico, el Confesionario es como un punto inalámbrico de acceso a la web celestial. Allí, el Sacerdote-Administrador del Sitio ejerce de plugin o complemento traductor en la relación del católico con su deidad. Y es bien sabido que un mal intérprete puede desencadenar una guerra.

La confesión es una obligación que el fiel se deja imponer por la dogmática de su fe y según la cual, periódicamente, ha de acudir a poner en conocimiento de dios -y siempre a través del sacerdote- todas la acciones moralmente punibles que haya cometido, y con la condición de proponerse seriamente no volver a cometer, al menos, las mismas.

Evidentemente, este proceso es una mentira gorda y bien urdida por el clero para mantenerse al día en los puntos flacos de su feligresía y, de paso, recabar información valiosa para futuros pequeños chantajes de diversa índole.

Nada mejor a tal fin que denominar esos puntos flacos con un término tan desagradable como pecado. El Creyente, así llamado por su predisposición a creerse cualquier cosa que un clérigo le diga que dios ha dicho, entra mansamente al trapo y le cuenta al picaruelo del otro lado de la rejilla hasta la última de sus noñerías, con pelos y señales.

El sacerdote, personaje convertido ahora en depositario de una información única y confidencial sobre otra persona, puede utilizarla a discreción y, ocasionalmente, en la obtención de beneficios y favores personales.

Así pues, el hecho de persuadir mediante la superstición a personas honestas pero cándidas e inmaduras, de que La Confesión es imprescindible para obtener una supuesta transcendencia a una utópica morada celestial, además de sonar descaradamente a timo de la estampita, podría tipificarse a poco que se argumente como un puro y duro intento de intimidación con propósito de estafa o chantaje, comparable a aquellos que haciéndose pasar por directivos de nuestro banco pretenden, mediante engaños, obtener el código secreto de nuestra cuenta corriente.

Cuando, en muchos casos, se obliga a confesar ante extraños a menores a partir de siete años el riesgo se multiplica por razones de sobra conocidas. Hay que tener presente que, a pesar de que se insiste en hacer pesar la voluntad de dios en la elección de los sacerdotes, la lógica y la amplia experiencia acumulada desaconsejan esta práctica.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Sacerdocio célibe. Transtornos de la personalidad y tendencias delictivas. (I)

La costumbre consigue lo que no logran las razones: volver loca la aguja indicadora del sentido común. Así es como hemos llegado a contemplar como un hecho relativamente normal el que un hombre o una mujer decidan, voluntariamente, contradecir su instinto sexual y comprometerse a reprimir veinticuatro horas al día durante el resto de su vida el intenso cuadro emocional provocado por la atracción física hacia otro individuo. Y a este suicidio de la salud mental se le ha dado en llamar celibato (del griego celikos -celo- y kombato -luchar denodadamente contra algo-, es decir, combatir el celo)

El resultado ha sido el que cabía esperar: pocos hombres y mujeres atractivos y sanos mental y físicamente se han adherido a lo largo de la historia a la convocatoria pontificia. Por el contrario, en la carrera clerical (de alguna forma hay que llamarlo) han encontrado tradicionalmente la vía de escape ideal toda suerte de feos, contrahechos, incasables, homosexuales autodestructivos y depravados de amplio espectro, que la han visto más como una tapadera efectiva para sus chanchullos que como una vocación espiritual, cuando no acoge a débiles psíquicos ansiosos por escapar de la cruda realidad.

Un hábito religioso, al fin y al cabo, no deja de ser un uniforme, siendo frecuentes los casos en los que quien pasa a formar parte de un Cuerpo, ya sea eclesial o policial, buscan revestirse de la autoridad y relevancia social que por méritos personales serían incapaces de obtener.

Pero qué mal se lo montan.

Hay que ser tonto de baba. El sector católico en este país no es ni bueno, ni malo; es cretino, sin más.

Pidamos a Dios por estos niños inocentes e indefensos a los que se ha asesinado y no se le ha permitido hacer, para que los acoja en su misericordia y le conceda el don de... bla bla bla.

¿Pedir a quién, cerriles?

¿Acojer en qué misericordia, chalados?

¿Qué es elevar una oración? ¿pasarlas a copulativas?

¿Conceder qué don ni qué usted?

En lugar de buscar puntos de acuerdo comunes con todos aquellos que no apoyamos el aborto indiscriminado, estos alelados rebuscan la menor oportunidad para emplear su argot de párroco borracho y hacerle la pelota de paso a sus amigos invisibles extraterrestres.

Con tal enfoque de la cuestión, tengan por seguro que nadie en sus cabales, por muy antiabortista que sea, se acercará a prestarle su apoyo. Así que sigan con su retahila obsesiva, caduca y distorsionada, y tachen de cómplices de asesinato a quienes les miran desde la acera.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Una pregunta estúpida.

Aunque a un católico le pueda parecer imposible, existen parejas que no desean tener hijos. Suelen ser personas cuyos cánones y actitud difieren bastante en los pasos vitales que, de mejor o peor grado, la mayoría accedemos a seguir.

Son heterosexuales, hombre y mujer, se aman o se desean y resuelven formar una pareja según las preferencias de cada quién. Pero de su proyecto deciden libremente excluir la posibilidad de producir descendencia.

Pregunta estúpida: Considera la mayoría católica que estos matrimonios deberían considerarse anulables, ya que, tal y como ocurre en las uniones homosexuales, la procreación no es la finalidad que se persigue?
Y díganme ustedes. ¿No se han sentido un tanto estafados, tomados por imbéciles, comidos por sopa, emocionalmente violados, tratados como ganado y políticamente damnificados con esta historia de la cima de Copenhague?

Así nos resulta mucho más fácil asumir nuestra condición de metequetrefes. De Don Nadies. De ceros a izquierda y derecha de los tótems que acudieron a arreglar el mundo.

Cuando las manadas bienpensantes se tiran a la calle pancarta en ristre demandando un acuerdo global para la recuperación del planeta, ¿en qué están pensando? ¿en echar la llave a las industrias del mundo entero y despachar al paro a cientos de millones de individuos/as? ¿en retornar a la antorcha, la cueva y la hoguera?

Todos decimos querer frenar la destrucción que hemos provocado, pero nadie accede a modificar un ápice su forma de vida, causa primera del desastre que, al parecer, se avecina. A una escala mayor, los mandamases tampoco van a ceder un palmo de terreno. Incluso la buena Europa reconforta su conciencia comprando al pobre su pobreza con un chusco de pan para hoy y hambre para siempre. Tú, vegeta, que ya contamino yo por tí.

No va a haber acuerdo. Ni ahora lo ha habido, y nunca lo habrá. Al Tercer Mundo le importa bien poco el cambio climático, y conforma el 70% de la población global. El hambre, las enfermedades y la muerte como menú del día es lo que tiene, que le vuelven a uno un tanto pasota. Más bien esperarán que al opulento vecino de arriba le de un mal dolor y reviente, ya sea de la mano del CO2 o cualquier otro imprevisto que bienvenido sea, por si de una vez por todas se les ofreciese la oportunidad de prosperar sin verse continuamente estrujados y económicamente esclavizados.

Quienes detentan el poder no tienen prisa. Para cuando el agua les llegue, hipotéticamente, a los talones, el resto del mundo ya flotaría muerto y boca abajo. Escogen sus residencias en lugares paradisíacos y si los jardines amurallados se secan por el aumento de las temperaturas, existen miles de latitudes donde elegir nueva guarida domótica a buen recaudo de las inclemencias del tiempo.

Los países del Segundo Mundo no van a renunciar a sus aspiraciones de subir a primera división al precio que sea, mientras que los estados de la categoría de honor ven con malos ojos una competencia excesiva a todas luces.

Mientras, en la calle, el egoísmo de cada cual espera el milagro que les salvará de un peligro en el que, en el fondo, no creen demasiado. ¿Qué fumador cree que será precisamente él quien acabe con un cáncer en sus pulmones? Ninguno.

lunes, 21 de diciembre de 2009

El Gobierno miente, una vez más.

El Gobierno aseguró que aventurarse fuera de Carrefour durante el fin de semana supondría una muerte segura. Mintió una vez más, aunque un frío de órdago sí que hacía, pero logré hacer esta foto antes de tener que ser rescatado por un helicóptero de Cáritas Diocesana, que se ha echado al monte para demostrar a todos los españoles que está también al lado del arresío y que se curra su parte de los presupuestos generales, no como ésos del estatutu.
.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Utopía es aquéllo en lo que el ser humano habría convertido el planeta, de ser cierto que debe su existencia a una creación neta y directa de un Dios. Desdichadamente, la razón está de parte de antropólogos, paleontólogos y biólogos, que evidencia que arrastramos la genética de peces, batracios, reptiles y mamíferos primitivos, todos ellos organismos canallas sin rastro alguno de excelencia.
Philip Kargan Stoiber

El Vaticano no hubiese firmado los acuerdos de Kioto.

Volviendo un rato a nuestros propios talibanes, que también tienen miga, aunque creo recordar que el Vaticano no fue convocado a la cumbre -no sería por tratarse de un pais escasamente contaminante-, este Tarzán de los Locos que llaman Papa tampoco hubiese firmado el acuerdo resultante sobre reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera ya que, según ha dicho él mismo, la naturaleza nunca debe situarse por encima del hombre.

Esta nueva perla tiene varias lecturas, pero ninguna buena, como casi todo cuanto dice este Don Nadie con ínfulas pseudointelectualoides.

A continuación dejo el texto íntegro, y cada cual juzgue por si mismo. Recomiendo no perderse los comentarios del coro de anacoretas con calabaza hueca en lugar de testa, que le bailan el agua al Barbi-Ancianito. Toda una sinfonía de chocheos.

Benedicto XVI advierte peligro de "panteísmo neopagano" que pone a la naturaleza por encima del hombre

Hoy prefiero no hacer valoración personal alguna, ya que en el primer intento me salió algo así como La posición adoptada por estos deficientes mentales profundos... y confieso que no son éstos y otros parecidos, términos con los que desearía a adornar el blog.


viernes, 27 de noviembre de 2009

Camino, Camino...

El Clero es como un perro: sirve a quien que le alimente, ladra para intimidar al enemigo de su dueño y, en ausencia de éste, se torna falsamente sumiso mientras espera su vuelta, y su recompensa.
Philip Kargan Stoiber

jueves, 26 de noviembre de 2009

Sería una exageración afirmar que la división de poderes empieza a desdibujarse, pero la nueva forma que los diversos panoramas que configuran la realidad cotidiana adoptarán en los años venideros, materializándose en cambios que, al día de hoy, pueden intuirse pero no definirse con precisión. Ocurre a veces, cuando se eligen gobiernos por descarte, sin una base firme que permita prever la actitud concreta que adoptará ante las libertades públicas y privadas, ante los derechos y deberes de todos y cada uno de los ciudadanos.

Ejecutivos como el actual son del tipo de los que se les da la mano y, tras besuquearla un rato, pasan a tomarse por cuenta propia el brazo, el hombro, y si no se pone remedio, el tronco y las extremidades inferiores.

¿Cuántos votos habría perdido el PSOE en las elecciones generales si hubiese incluido claramente en su programa la ley antitabaco? ¿cuántos más habría que añadir de haberse sabido a priori la inactividad ante el desfalco inmobiliario y la histriónica reacción ante la quiebra de la banca y la construcción?

O, simplemente, si hubiesen soplado que acabarían usurpando las funciones judiciales en las disputas entre internautas y organizaciones del tipo SGAE, tomando además partido inequívocamente por éstas últimas.

Podrá alegarse que orientar el voto en función del primer y último supuesto sería mezquino egoísta e irrelevante en gran medida. Pero cada cual tienes sus manías a la hora de elegir, y, de momento, dichos criterios constituyen uno de los pocos reductos de libertad individual que nos van quedando. Y será hasta que caigan en la cuenta, e inventen la Ley para la Validación Ética del Sufragio, por ejemplo. Y ya estaremos perdidos.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Cadena de desmontaje. "El Dios que no estaba ahí"

La serie de videos que enlazo aquí es sólo un eslabón más en la larga y cada vez más completa cadena de desmontaje de, en esta ocasión, el Cristianismo en sus aspectos más genéricos.

Se trata de 6 documentos en los que el Cristianismo queda desacreditado históricamente con una facilidad sorprendente. Éso sí, hay que advertir que como cualquier otra realidad, podría herir la sensibilidad de los creyentes.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Añorando el LSD

Con la ciencia me pasa lo que con el campo: me apasiona, pero pasados cinco minutos ya me he perdido. Por ese motivo, mi parecer sobre el tema de hoy no tiene demasiada validez y, adelanto, ni siquiera va a quedar aceptablemente documentado y, mucho menos, argumentado. Hoy saco a pasear al instinto y al sentido común.

A lo largo del día escucho novedosas pinceladas sobre la actividad del LHC, la rosca cienkilométrica enterrada a dos pasos del mismísimo centro de la tierra, un juguete tecnológico de seis mil millones de euros (6.000 millones €). Lo escribo como en los cheques para no dejar lugar al error. Un protón solitaro ha dado la vuelta al ruedo, y nadie aclara a dónde se dirigió después. Alegría y aplausos porque los pájaros, acérrimos enemigos del superacelerador de partículas subatómicas, ni se han percatado esta vez.

Reflexiono sobre la cualidad que ha llevado al hombre, indirectamente, a la cima de la cadena alimenticia. Y no es la capacidad de construir supermercados como churros. Es la curiosidad. A juzgar por las cuentas resultantes tras la construcción del LHC, la curiosidad no tiene precio. O lo tiene, mejor dicho, pero elevadísimo.

Tras la reflexión, el vicio de pasar a la deducción. Los conocimientos derivados de los intentos de diseñar cerebros mecánicos para los sistemas de guía de misiles, dió lugar a los ordenadores domésticos.

La investigación de la luz láser para su aplicación armamentística, propició su exitosa extensión a la medicina, así como el estudio de la radiación nuclear para los paquetes de medidas preventivas en caso de guerra atómica.

El Proyecto Genoma Humano, al que nadie daba por concluido antes de 50 años, ha sido completado en una sexta parte del tiempo estimado, dada la prisa por conocer sus expectativas de aplicación en eugenesia demócrata-liberal, diseño de unidades militares humanas especializadas y la industria privada de bebés a la carta para papás cuyo mayor bulto se aloja en la cartera.

Éstos y muchos otros que omito, logros científicos de valor humanitario incalculable, pero todos igualmente iniciados con la más miserable de las intenciones: alcanzar el poder indiscutible, absoluto.

Todos financiados generosamente desde las más variopintas órbitas económicas del planeta, todos ambiciosos ojos puestos en la probabilidad de éxito de una inversión de futuro, jugando una lotería a medias que si toca, cada cual obtiene la parte proporcional del capital aportado.

Pero el caso del LHC ha sido distinto. El objetivo perseguido es exclusivamente humanista: la búsqueda del origen. Pasar a cámara lenta y regodearse en el instante sublime de la creación, la chispa inicial que... Con todos los respetos y solicitando la excusa de los lectores: Y una mierda.

Los lánguidos científicos y científicas, debidamente adoctrinados y apesebrados, se han pasado el día narrando esperanzados y emotivos descubrimientos de nuevos aspectos de la física cuántica, escenificando románticos encuentros de partículas de nomenclatura tipo startrek, mientras los voyeurs algebraicos se excitan como adolescentes, ante orgías de hadrones, protones y taquiones retozando, entrechocándose, rozándose, despidiéndose y, como algunos amantes al término, destruyéndose, mientras tras las vidrieras del laboratorio los estudiantes toman notas apresuradas sobre el devenir del espectáculo.

Utilizando un símil taurino, hay que decir que los ensayos del día de hoy ha sido como si el chico de los altramuces hubiese hecho el paseíllo. Un protón es un tonto de los cojones. El último mono del circo.

Uno de los gobiernos españoles compró una participación del 8% del décimo. EEUU avaló el proyecto y el resto de países pudientes se animaron. ¿He de creerme que Bush, un creacionista nato, iba a molestarse siquiera en mirar la octavilla de publicidad del proyecto si, tras la máscara del altruismo científico no se escondiese la remota posibilidad de rentabilizar la apuesta sobradamente? ¿y que la fecha pactada y posteriormente fallida para el estreno del artefacto (mediados de 2008) no serviría de glorioso colofón al término de su mandato presidencial?

La cuestión quedaría reducida, como tantas veces, a una simple cuestión de dinero, ni no fuese porque cabe la posibilidad -quizá remota, quizá no- de que en esta ocasión la ambición desmedida de unos cuantos pueda estar arriesgando a cara o cruz aquéllo que no les pertenece.

En la debilidad propiciada por un instante de exultante soberbia que no ha sabido controlar, una científica española agregada al proyecto LHC ha dicho, textualmente, que es la primera vez que se va a realizar un experimento similar. Después, un silencio sobrevenido. Unos instantes en los que apostaría a que el entrevistador se ha hecho algo en los pantalones. Yo he estado a punto.

Ni una sola pregunta más. Despedida seca y cordial, y siguiente tema: las mariposas de Aranjuez.

La información que se está facilitando sobre la agenda del LHC es de dos tipos: convincente para los pseudo-expertos, y sesgada para los ciudadanos de a rodilla.

No tengo la menor idea de qué puede haber tras una inversión de 6.000 millones de euros. Quizá el objetivo prioritario es la determinación, el apunte a una difícilmente imaginable fuente de energía de naturaleza cuántica.

Es mucho más que probable que todo lo anterior quede en una simple paranoia, y nadie más que yo lo desea. Opto porque todo este tinglado acabe con una inabarcable ampliación de conocimientos sobre de la materia, las partículas, los haces de neutrones, los rayos cósmicos o los campos de ajos de Montalbán.

Quizá unas exageradas expectativas depositadas en este evento me haya producido un inesperado efecto obsesivo-persecutorio. Pero hoy tengo la sensación de vivir en un polvorín, y ahí a mi lado pero fuera de mil alcance, un niño, pequeño e ignorante, y está jugando. Con una caja de cerillas.

La del incurable avaro que intenta huir con todo el tesoro, para acabar aplastado por él. La primera vez que contemplo la posibilidad de que la humanidad esté ofendiendo a un dios: el dios de la prudencia, de la paciencia, de la oportunidad. Como si el satán de la ciencia nos hubiese escrito sus promesas falsas con tiza en la pizarra de un laboratorio, seduciéndonos de que todo ha de ocurrir tal que cual está profetizado tras miles de caracteres inescrutables, el lenguaje de los brujos del futuro.

Posiblemente, se trate tan solo de una estrategia de ZP para apartar nuestra atención de sobre su crisis. De hecho, Rajoy ni lo menciona, por lo que resulta bastante probable.

Cómo añoro los tiempos en que los mayores riesgos se contenían en las siglas LSD.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Ocho bodas y un funeral

Ocho bodas que, dicen las lengus vespertinas, se han marcado con lambada los escapistas del Índico. Ocho matrimonios heteros de pirata y mujer para regocijo del Foro de la Familia, ocho felices aniversarios para el año que viene, ocho posibles de churumbeles, en camino alejado de la lacra abortiva del norte occidental, ocho perspectivas de dicha sin fin, perdices a tutiplén en el País de Nunca Jamás para los agraciados con los 2,3 kilos del gordo del sorteo atunero de pre-navidad.
¿Y el funeral? pues el de siempre. El del Gañán, una vez más. Asistido por sus vestales que le ungen, le corean y le bailan el agua bendita, por más que cada día pregona y vocifera en un desierto del que hasta la arena ha huido ya. El demandador de defenestraciones, espeso y repetitivo, capcioso y sin paja en el ojo, el de boquijo abierto como caverna en la espesura, del que sólo escapa el eco que ya, cuando no molesta, pasa desapercibido. El Liberal capturado en su prisa de cada día por romper el equilibrio que, aunque precario, no deja de ser legítimo y necesario. El del quítate tú que me ponga yo, que soy de Loreal.
En la de ayer, como en cada mañana, el muerto viviente ha añadido una frase más al responso inevitable de su funeral. Mientras, Aguirre sonríe para si, y la piel resquebrajada de su cara deja escapar un macabro crujido, como de papel de celofán retorciéndose bajo el ábside de una catedral.

viernes, 13 de noviembre de 2009

¡Ahí va, la hostia...!

La hostia (¿ostia?) alejándose río abajo es lo que a partir de la votación sobre la LIVE (qué curioso lo que hacen las siglas) o Ley de Interrupción Voluntario del Embarazo, contemplarán las católicas señorías parlamentarias que la apoyen con su voto favorable. O ése es el ultimatum que, al menos de boquilla, ha lanzado el portazov de la CE (insisto en lo de las siglas...) espagnola contra los satanizables diputados.

Y ya que nos coge de Camino, dígame Sr. Portazov de la CE, ¿el voto no es top-secret? ¿van a pagar justos por pescadores? ¿desostializará Ud. a todo el Grupo Pesoe por presunción de delincuencia? ¿o consultará al Father Fortea (Padre para la hora del té) para que determine qué almas progres han sido, definitivamente, consumidas por Satán? ¿Qué le espera al Peneuve al respecto? ¿prohibirá el uso de la tópica frase Ahí va la hostia, Patxi? ¿Pueden tener los católicos la Esperanza de un Aguilarre en Madrid? ¿Contempla la posibilidad de suministrar a José Bono un placebo o droga alternativa a la hostia, caso de resultar demonizado? ¿Si el Rey llega a sancionar la Ley, como obliga su cargo, le prohibirá terminantemente que vuelva a darse una hostia?

Desde este blog, apoyamos sin paliativos a la Conferencia Episcopal -como ya viene siendo habitual- en su denodado empeño por presionar políticamente sin mojarse en unas elecciones por lo que, desde hoy mismo y hasta nueva orden, nos autoexcomulgamos en solidaridad con esta encomiable iniciativa.

Y Agora qué

Bien, pues ya he visto Agora. Y no voy a entrar en detalles; Hipatia, molona, apuesto a que hoy en día aparcaría a la primera, sería la námber guán en el proyecto SETI y llevaría los TDT's en casa. Una delicia.

En cuanto a las impresiones, es la primera vez que los católicos tienen motivos para rajar de una película. El Codigo Da Vinci y su secuela era dulce publicidad clerical gratuita. Pero ésta, adelanta ya en el siglo IV lo que habría de venir durante un largo milenio. Tiene el mismo efecto del chiste del extraterrestre y el tricornio: sales de una mala hostia inaguantable. Si te tropiezas a un cura en el puesto de palomitas, le haces tragar tres cartuchos de cuatro euros cada uno, incluido el cartón. Ésto por la pobre Hipatia, cabrito.

Desde luego, no es apta para creyentes de misa diaria -ni siquiera semanal-. La desaconsejo vivamente, si está usted en ese caso. O si fuma Radio María. O si usa sombrero de COPE. O si consume productos Vidal. O gusta de los juegos de Arcadi. O si reza a Los Santos. O juega con sus nietos al VEO VEO. Contraindicada, ya le digo, en cualquiera de éstos y otros supuestos.

Porque sufrirá el mismo efecto del chiste del extraterrestre y el tricornio. Si en el puesto de palomitas se tropieza Ud. con Amenábar, le hará tragar tres cartuchos de cuatro euros cada uno, incluído el cartón. Ésto por...

Lo más indicado es tomarlo como lo que es: una película de ficción. ¿Acaso los EEUU no hacen siempre de buenos en las películas? Pues igual.

El Muro de Merlin.

En los últimos días los temas para abordar en el blog se amontonan. Pito pito, golgorito... no sé por cuál empezar. O que no tengo maldita la gana de empezar, porque, para qué... Creo que ha sido el atracón de lecturas "demócrata liberales". Les quitan a uno las ganas de vivir, y surge la duda: de dónde nos sale tantísima cantidad de mala leche.

De estos últimos días me ha quedado una remanencia, que nada tiene que ver con los piratas de Índico, ni la berrea política, ni el despliegue de compasión de Cáritas Diocesana en tiempos de guerra, ni la exposición itinerante de trajes goyescos, ni nada de nada. Ni siquiera la entrevista de anoche a J. Sabina y su ojo clínico. Me ha quedado un regusto a Pink Floyd y sus rojos y nazis martillos marciales desfilando entre las riberas del gentío, una demostración de brutalidad aséptica, una advertencia de que nada se puede cambiar.

Decía el San Josemaría de los ateos, Saramago -también ayer- en una críptica entrevista de la que se salvaron -o más bien se entendieron, cuatro palabras mal contadas- que el Hombre se había equivocado de camino en algún momento de la Historia, incluso de la Prehistoria. Tomó el sendero más pedregoso e inhóspito, y hasta hoy. Lo del sendero, es mío. Él añadió que "se comportaba como si fuese posible cambiar el mundo, pero estaba seguro de que no".

Y el Muro. Concha Velasco tuvo un chispazo al ser interviunada sobre El Muro, y aplomó, más o menos textualmente, que afortunadamente los muros caen, pero se siguen levantando otros. Y yo me adhiero a la reflexión. Y voy más allá en su definición. Porque no son muros de hormigón. Son muros invisibles, aunque tangibles; quizá electromagnéticos, como un escudo futurista. Muros mágicos que nadie sabe o quiere explicar porqué están ahí o la forma de diluirlos. Son los Muros de Merlín.

Tal y como imaginaba, al final he hablado de nada.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Los límites de la legalidad.

Los mismos que vienen callando durante 20 años mientras los presidentes del gobierno de turno juegan al mus con asesinos despiadados, ven ahora imposible ceder a un chantaje como otro cualquiera, en el que la existencia de un puñado de currantes está encima del tapete, argumentando bobaliconamente una legalidad inexistente.

Va a resultar que, en el país de las ilegalidades, soltar a dos niñatos muertos de hambre (dicho ésto con el mayor de los respetos) va a suponer la quiebra del Estado de Derecho.

Pues miren ustedes, Sres. Magistrados, y una presunta mierda. No es necesario recordar cuántos delincuentes pululan por estas tierras pasándose, presuntamente, la legalidad vigente por el forro, sin que sus Señorías tengan los presuntos riles de tocarles un pelo.

Supongo que conducirse profesionalmente en los entresijos burocráticos, marcos de los tratados jurídicos internacionales y la normativa civil y penal común constituye para los miembros de la judicatura una vocación, casi una forma de vida. Pero estamos hablando de la realidad, de un mundo sucio y polvoriento que no sabe de pulcras togas de raso, ni paseillos sobre la alfombra de entre los bancos de la sala ni venias de Su Señoría. No necesitan su venia para volarle la cabeza a un tipo que se estaba ganando la vida.

Y si alguien tiene un aranzadi en el lugar que debía ocupar su conciencia y su humanidad, es su problema.

Si legalmente no pueden ser liberados, háganlo ilegalmente. Apuesto a que no se nota. Los ciudadanos, por nuestra parte, prometemos mirar para otro lado. También esta vez.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Gentuza y crucifijos

La imposición de la presencia universal de la estatuilla gore/sadomaso símbolo de la organización de chantajistas psicológicos autodenominada iglesia católica tiene muchos e ilustres defensores.

El último conocido es el premier italiano Berlusconi. Este violador de todo lo imaginable se erige ahora, además, en valedor de los principios e imaginería cristiana.

Los frikitólicos, que tragan cuanto sea menester a condición de que sirva a sus archiconocidos y nada altruistas intereses, aplauden encantados. Perdonar, olvidar, y hasta la próxima.

Berlusconi es gentuza. Como gentuza son todos aquéllos que aceptan su apoyo a pesar de la evidencia de porqué lo presta. Un lavado más a la imagen mediática de un tipo al que no le queda principio ético sobre el que escupir.

Así que, en Italia, no se retirarán las furcias de las quintas ni los crucifijos de las aulas. Será porque la diferencia es, presuntamente, inapreciable.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Rouco, el "Parabolano"

Rouco, el político.

Un artículo de Rafael Hernando Navarro.

La Jerarquía eclesiástica nunca ha renunciado al dominio de las conciencias. Los valores de la razón, laicicidad, secularización, autonomía del ser humano frente a la suprema decisión vital de su existencia, no entran dentro de la escala respetada por los Obispos. Muy por el contrario, son ellos, y solamente ellos, los que tienen la misión encomendada por Cristo de guiar a sus fieles en sus decisiones morales y de trazar el camino, siempre unívoco, de la bondad moral. Depositarios del monopolio de la verdad, son ellos quienes deciden desde no se sabe qué ciencia infusa lo que cada cual debe hacer en cada momento y en cualquier campo de la actividad humana. Leer más

sábado, 31 de octubre de 2009

La aclamada "creación de empleo" es tan sólo un efecto secundario de la codicia, el ganglio de anticuerpos consecuencia de una enfermedad llamada "empresario".
Philip Kargan Stoiber

jueves, 29 de octubre de 2009

31 de marzo

Qué opinaríamos o qué medidas se tomarían contra una organización política que hubiese dictado y ejecutado una orden como el Decreto de la Alhambra (Edicto de Granada).
Qué reputación puede ofrecer, qué garantías colocar encima de la mesa, qué valores aspiran a imponer los gobernantes eclesiásticos actuales, que siguen utilizando los términos herejía o judaización con la misma carga de razón que antaño.

Se trata, exactamente, de la misma institución, con idénticos objetivos y planteamientos, siendo la evolución social circundante el único obstáculo cruzado, el impedimento al apostolado forzoso con que el clericalismo pretende someter a las masas y los gobiernos democráticos.

Afirmaciones esotéricas y demoniacas sirven como excusa en la adopción de medidas políticas prácticas y absolutamente terrenales que la han llevado a ocupar el primer puesto en el ranking de latifundios del país. La IC ha sido y continúa siendo una lacra, un peso muerto que la civilización ha de arrastrar, quiera o no, a perpetuidad, lastre al que se ha de sumar el Islam que, si bien no logrará, afortunadamente, una implantación mínima más allá de sus feudos actuales, sí constituye un método cruel y repugnante de esclavización y sometimiento de la sociedad allá donde conforma una mayoría religiosa.

El asunto no está tan zanjado como a muchos sucedáneos de abogado de Dios les gustaría. De hecho, los crímenes contra la humanidad, no prescriben.

A continuación, el texto del Decreto citado, que recomiendo leer atentamente. De la Humedad y de la Hispanidad, ya hablaremos otro día. Que de aquellas aguas, estos lodos.

31 de marzo de 1942.- Los Reyes Fernando e Isabel, por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, León, Aragón y otros dominios de la Corona- al príncipe Juan, los Duques, Marqueses, Condes, órdenes religiosas y sus Maestres, señores de los Castillos, Caballeros y a todos los judíos hombres y mujeres de cualquier edad y a quienquiera esta carta le concierna, salud y gracia para él.

Bien es sabido que en nuestros dominios, existen algunos malos cristianos que han judaizado y han cometido apostasía contra la santa fe Católica, siendo causa la mayoría por las relaciones entre judíos y cristianos. Por lo tanto, en el año de 1480, ordenamos que los judíos fueran separados de las ciudades y provincias de nuestros dominios y que les fueran adjudicados sectores separados, esperando que con esta separación la situación existente sería remediada, y nosotros ordenamos que se estableciera la Inquisición en estos dominios; y en el término de 12 años ha funcionado y la Inquisición ha encontrado muchas personas culpables además, estamos informados por la Inquisición y otros el gran daño que persiste a los cristianos al relacionarse con los judíos, y a su vez estos judíos tratan de todas maneras a subvertir la Santa Fe Católica y están tratando de obstaculizar cristianos creyentes de acercarse a sus creencias.

Estos Judíos han instruido a esos cristianos en las ceremonias y creencias de sus leyes, circuncidando a sus hijos y dándoles libros para sus rezos, y declarando a ellos los días de ayuno, y reuniéndoles para enseñarles las historias de sus leyes, informándoles cuándo son las festividades de Pascua y cómo seguirla, dándoles el pan sin levadura y las carnes preparadas ceremonialmente, y dando instrucción de las cosas que deben abstenerse con relación a alimentos y otras cosas requiriendo el seguimiento de las leyes de Moisés, haciéndoles saber a pleno conocimiento que no existe otra ley o verdad fuera de esta. Y así lo hace claro basados en sus confesiones de estos judíos lo mismo a los cuales han pervertido que ha sido resultado en un gran daño y detrimento a la santa fe Católica, y como nosotros conocíamos el verdadero remedio de estos daños y las dificultades yacían en el interferir de toda comunicación entre los mencionados Judíos y los Cristianos y enviándolos fuera de todos nuestros dominios, nosotros nos contentamos en ordenar si ya dichos Judíos de todas las ciudades y villas y lugares de Andalucía donde aparentemente ellos habían efectuado el mayor daño, y creyendo que esto sería suficiente de modo que en esos y otras ciudades y villas y lugares en nuestros reinos y nuestras posesiones sería efectivo y cesarían a cometer lo mencionado. Y porque hemos sido informados que nada de esto, ni es el caso ni las justicias hechas para algunos de los mencionados judíos encontrándolos muy culpables por los susodichos crímenes y transgresiones contra la santa fe Católica han sido un remedio completo obviar y corregir estos delitos y ofensas. Y a la fe Cristiana y religión cada día parece que los Judíos incrementan en continuar su maldad y daño objetivo a donde residan y conversen; y porque no existe lugar donde ofender de más a nuestra santa creencia, como a los cuales Dios ha protegido hasta el día de hoy y a aquellos que han sido influenciados, deber de la Santa Madre Iglesia reparar y reducir esta situación al estado anterior, debido a lo frágil del ser humano, pudiese ocurrir que podemos sucumbir a la diabólica tentación que continuamente combate contra nosotros, de modo que, si siendo la causa principal los llamados judíos si no son convertidos deberán ser expulsados del Reino.

Debido a que cuando un crimen detestable y poderoso es cometido por algunos miembros de algún grupo es razonable que el grupo debe ser absuelto o aniquilado y los menores por los mayores serán castigados uno por el otro y aquellos que permiten a los buenos y honestos en las ciudades y en las villas y por su contacto puedan perjudicar a otros deberán ser expulsados del grupo de gentes y a pesar de menores razones serán perjudiciales a la República y los más por la mayoría de sus crímenes sería peligroso y contagioso de modo que el Consejo de hombres eminentes y caballeros de nuestro reinado y de otras personas de conciencia y conocimiento de nuestro supremo concejo y después de muchísima deliberación se acordó en dictar que todos los Judíos y Judías deben abandonar nuestros reinados y que no sea permitido nunca regresar.

Nosotros ordenamos además en este edicto que los Judíos y Judías cualquiera edad que residan en nuestros dominios o territorios que partan con sus hijos e hijas, sirvientes y familiares pequeños o grandes de todas las edades al fin de Julio de este año y que no se atrevan a regresar a nuestras tierras y que no tomen un paso adelante a traspasar de la manera que si algún Judío que no acepte este edicto si acaso es encontrado en estos dominios o regresa será culpado a muerte y confiscación de sus bienes.

Y hemos ordenado que ninguna persona en nuestro reinado sin importar su estado social incluyendo nobles que escondan o guarden o defiendan a un Judío o Judía ya sea públicamente o secretamente desde fines de Julio y meses subsiguientes en sus hogares o en otro sitio en nuestra región con riesgos de perder como castigo todos sus feudos y fortificaciones, privilegios y bienes hereditarios.

Hágase que los Judíos puedan deshacerse de sus hogares y todas sus pertenencias en el plazo estipulado por lo tanto nosotros proveemos nuestro compromiso de la protección y la seguridad de modo que al final del mes de Julio ellos puedan vender e intercambiar sus propiedades y muebles y cualquier otro artículo y disponer de ellos libremente a su criterio que durante este plazo nadie debe hacerles ningún daño, herirlos o injusticias a estas personas o a sus bienes lo cual sería injustificado y el que transgrediese esto incurrirá en el castigo los que violen nuestra seguridad Real.

Damos y otorgamos permiso a los anteriormente referidos Judíos y Judías a llevar consigo fuera de nuestras regiones sus bienes y pertenencias por mar o por tierra exceptuando oro y plata, o moneda acuñada u otro artículo prohibido por las leyes del reinado.

De modo que ordenamos a todos los concejales, magistrados, caballeros, guardias, oficiales, buenos hombres de la ciudad de Burgos y otras ciudades y villas de nuestro reino y dominios, y a todos nuestros vasallos y personas, que respeten y obedezcan con esta carta y con todo lo que contiene en ella, y que den la clase de asistencia y ayuda necesaria para su ejecución, sujeta a castigo por nuestra gracia soberana y por la confiscación de todos los bienes y propiedades para nuestra casa real y que esta sea notificada a todos y que ninguno pretenda ignorarla, ordenamos que este edicto sea proclamado en todas las plazas y los sitios de reunión de todas las ciudades y en las ciudades principales y villas de las diócesis, y sea hecho por el heraldo en presencia del escribano público, y que ninguno o nadie haga lo contrario de lo que ha sido definido, sujeto al castigo de nuestra gracia soberana y la anulación de sus cargos y confiscación de sus bienes al que haga lo contrario.

Y ordenamos que se evidencie y pruebe a la corte con un testimonio firmado especificando la manera en que el edicto fue llevado a cabo.

Dado en esta ciudad de Granada el Treinta y uno día de marzo del año de nuestro señor Jesucristo de 1492.

Firmado Yo, el Rey, Yo la Reina, y Juan de Coloma, secretario del Rey y la Reina quien lo ha escrito por orden de sus Majestades.
Lo que la IC y sus acólitos opinen sobre la sexualidad, en realidad, Cariño, me importa un bledo. A mí y a la mayor parte del personal. Releyendo ese manantial de sabiduría botafumérica que mana del blog de JGL, lo he comprendido, al fin. Nuestros entrañables vejetes episcopales nunca quisieron dar a entender que la homosexualidad debe ser tratada como una enfermedad psíquica. Lo que querían dejar claro, es que los enfermos son tan sólo los homosexuales católicos. Claro. Ahora sí. Y como muestra, un botón:
JGL dixit, textually: "Se puede ser homosexual y ser un católico íntegro e incluso santo. Homosexualidad y santidad no están reñidas. Porque una cosa es la tendencia y otra es la práctica. Incluso quien practicara la homosexualidad si se arrepiente y se confiesa puede ser santo." A continuación, nos envía directamente al Catecismo Católico, lo que deja el círculo perfectamente cerrado y el ámbito de aplicación, definido. Aunque, como siempre en estos casos, no compartimos la técnica de recomendar lecturas infantiles.
Sólo hay que observar los términos científicos y realizar un simple comentario de texto, para comprenderlo diáfanamente:

1 - Homosexual: en clara referencia a los individuos homosexuales.
2 - Católico: alude ahora a los católicos como homosexuales.
3 - Íntegro: de integral. Es decir, que no engorda. Deja clara la imposibilidad de embarazo en una relación homosexual.
4 - Santo: terminación clásica de los supuestos empíricos que propone, en este caso, el insigne autor. No queda muy claro, pero nos arriesgamos a deducir que se trata de todo aquél que hace lo que le viene al pijo para más tarde fingir arrepentiemiento, aunque los hechos confesados, sumados a los que se callan, superan con colmo el valor del peso específico de la constricción. El Santo más reciente debe ser el director del Liceo.

5 y último - arrepentimiento y confesión: la pescadilla que se muerde la cola. La forma más complicada de autolascivia, donde resulta evidente que nos sobra, por lo menos, una costilla. Estos dos elementos ya han sido tratados en el punto 4 y tampoco es cuestión de ponernos tan pesados como es usual en el referido autor.


En definitiva, que la cuestión afectaba sólo y exclusivamente a los católicos. Un simple malentendido. Es decir, que si soy ingeniero, ateo y homosexual, soy un respetable ingeniero homosexual y estoy, por tanto, exento de pruebas analíticas y confusos test psicológicos. En cambio, si soy un diácono homosexual, automáticamente me transformo en cura maricón.


Tampoco me queda claro si, finalmente, la enfermedad consiste en ser homosexual, o ser católico.

Conste que no estoy en absoluto de acuerdo con la conclusión. Pero el algodón, no engaña. O sí.

viernes, 23 de octubre de 2009

jueves, 22 de octubre de 2009

Agora: Plaza central de la Polis.

Agorero: dícese de aquel individuo o individua que vierte críticas y predicciones negativas sobre la película Ágora en base a opiniones de terceros.

Pederastía: tendencia enfermiza y delictiva a acceder sexualmente a menores de edad.

Pederastío: situación de alteración emocional del individuo mentalmente sano, definida por el hastío de ver paseando pederastas ensotanados como si tal cosa.

La Zaragoza de los talibanes. La historia se repite, 500 años después.

Soy el primero en desear que el número de interrupciones del embarazo se reduzca tanto como sea posible. También lo soy en cuanto a concienciar a las aspirantes a interrumpir un embarazo sano de que es posible que existan otros caminos, y que se trata de una decisión transcendental que puede acarrear problemas de conciencia inesperados, por muchos motivos.

Hasta el día de hoy, la campaña de los GP (Grupos Provida) ha sido lo suficientemente agresiva como para haber sembrado las dudas incluso donde no las había. Estrictamente en este sentido, me parece un efecto colateral positivo.

Continúan los proyectos y preparativos de nuevas iniciativas y manifestaciones públicas de diversa índole -siempre con los millones de algo por delante- destinadas, no ya a concienciar, si no a aplastar definitivamente al antagonista, objetivo éste que no se ha ocultado en ningún momento por los GP.

La tendencia prevé una radicalización de las posturas, de forma que de la actitud actual basada en la seducción de la mujer, se alcance el siguiente estadio: considerar estúpidas o asesinas a quienes, a pesar de la propaganda GP, persistan en la intención de abortar. La penalización del aborto, en definitiva, en cualquiera de sus variantes.

El talibanismo clerical que se ve venir, pretende ni más ni menos que obligar a las mujeres a llevar a término embarazos de riesgo, violaciones, malformaciones fetales o embriones enfermos. Para infundir ánimos ajenos, en estos casos se utiliza a mujeres ultracatólicas con hijos deficientes desde su nacimiento y que animan primero, para acabar obligando después, a que todas las mujeres de cualquier confesión o ideología sigan su ejemplo.

Ahora, todo son facilidades y medios, teléfonos y asociaciones de ayuda a las embarazadas. Cientos. Algunas de ellos sin cobertura real, puesto que ni las webs existen ni responden los teléfonos. Pero ahí están, formando parte del teatro que se está montando para obligar a la sociedad a retroceder en el tiempo y reimponer la moral de toda la vida, la de verdad, la buena. La suya.

Personalmente, pediría al Gobierno que retirase la nueva ley, e impusiera condiciones más severas a la anterior, de forma que un aborto y la extracción de una muela no guarden demasiada similitud. Pero aún así, en las primeras semanas de embarazo, toda mujer tiene derecho, en conciencia, a optar por la interrupción de su embarazo. Denegarles este derecho sería un craso error. Y darle más alas a los fanáticos ultracatólicos, también. Cuando los dibujos manga se hacen reales y escapan de los blogs, mala cosa.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Magnífico post de Zadlander!!

Ya pasaré a agradecérselo personalmente, quizás, pero de momento, enlazo este magnífico post del blog citado, ZADLANDER, titulado

¿Quién dijo que el demonio no existe?

(En realidad, se trata de una anotación personal más que de un post. Me refiero al mío ;-D)

martes, 20 de octubre de 2009

El Cultivo

No es que seamos la cumbre de la cadena alimenticia. Somos el colofón, el cierre, el no va más de la dichosa cadena. Somos la única especie no depredada por otra especie, ni siquiera por carroñeros, ahora que está en boga la cremación que, dicho sea de paso, creí en un principio que consistía en untarte en crema de sabores, por la cosa de agradar hasta el ultimo momento. Puestos a elegir y en el supuesto de no haber salido de mi error, si fuese larva me quedaría sin duda con la garrapiñación.
En la complejidad del ecosistema del que formamos parte, las grasas, proteínas e hidratos de carbono pasan de unos a otros, bajo las reglas del estúpido juego sin fin del comer retrasando tanto como sea posible el momento de ser comido. La peor parte se la llevan los vegetales que, por lo general, no pueden correr.
Con la pobre excusa de la civilización, el humano se ha autoexcluido del ciclo, y ahora campa a sus anchas, reproduciéndose a destajo y sin bestia que le tosa. Si, como afirman las mentes más ociosas, pulula entre las nebulosas un Supremo Hacedor, ha debido hacerle maldita la gracia. La pelotita azul con la que estaba experimentando hace ya más de once días galácticos, le está brotando un germen, una especie de musguillo rosáceo con machas negras y amarillas que a buen seguro le preocupa más que la supernova que se está formando en el cuarto derecha. Sin pensárselo dos veces, acerca el microscopio para determinar cómo demonios se ha podido contaminar el cultivo inicial.
Joder, qué clase de bicho es éste... se parece una barbaridad a los que esta mañana -galáctica- bajaron de los orgánulos clorofílicos para corretear por el recipiente. Con éstos no contaba, no están dejando títere con cabeza y el recipiente apesta. Definitivamente, se ha echado a perder.

Aparta el recipiente hasta un estante casi inalcanzable, y queda allí varios días, igualmente galácticos. Una mañana se siente con ganas y hace limpieza; se topa con el hervidero de inmundicia en fermentación; y directamente al horno de quemar basura. Las bacterias lo llamaron Apocalipsis. Y, sí, el horno tenía cuatro ardientes y asépticos quemadores a gas.

Los hijos de ellos

Es evidente que los niños venden. Si a un spot publicitario le añades un niño con sonrisa feliz en columpio y pastos verdes, el éxito está casi asegurado. Los niños se usan habitualmente en videos de propaganda electoral, religiosa o para lavar la imagen de una empresa energética contaminante. En realidad, se trata de tres clases distintas de contaminación, pero contaminación al fin y al cabo.

Hay muchas formas y estadios para dañar a un niño, ya sea biológicamente, ya sea afectivamente, ya sea emocionalmente. El aborto es sólo el primero. Pero no el único.

Si a una manifestación acudes con tu carrito y tu bebé de dos años arropado con pancarta reivindicativa, el impacto no tiene comparación. Si martilleas una vez cada mes y medio a tu retoño de 6, 8 o 10 años con algo así como fulanito nazi asesino de niños, el chico creerá que Herodes tenía las cejas en ángulo, y crecerá con esa idea fija. O que se guarden de esos tipos de negro y alzacuellos que, si te descuidas, te harán cosas malas sin que te des ni cuenta.

También se han visto concentraciones anti-familia-clásica en que los padres y madres han exhibido igualmente a sus hijos en un implícito mira, está feliz, no pasa nada tan artificial como cualquiera otra escena que se pueda montar con una u otra intención.

La imagen de un niño aporta candidez al producto y aumenta la confianza del posible comprador o potencial antagonista. Utilizarla equivale, aunque pueda parecer una estupidez, a malversar la esencia de la infancia, además de constituir un sucio truco publicitario. Y en este sentido, prácticamente, no se salva nadie.





Seas lo que seas, demandes lo que demandes, respeta a tus hijos: déjalos en casa.

Nota: a fin de ser gráficamente imparcial, he revuelto la red en busca de fotografías donde pudiera verse a niños encabezando manifestaciones políticas, antitaurinas, etc. pero, desdichadamente, la inmensa mayoría correspondían a concentraciones contra el aborto y la adquisición de derechos por los homosexuales.

Si algún lector localizase alguna, le ruego sea tan amable de hacérmela llegar ya que, haberlas, estoy seguro que haylas.

El señor Aznar ¡en la manifestación contra el aborto!

Expasión.com

Publicado el 20 de octubre por Íñigo Coello de Portugal

El pasado sábado tuvo lugar en Madrid, organizada no se sabe muy bien por quién (eran 43 las organizaciones convocantes), bajo la tácita pero eficaz tutela del Cardenal Rouco y con promoción expresa en muchas parroquias de España, una importante manifestación en contra de la aprobación del “Proyecto de ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo”; o sea, de la ley del aborto, que ya se encuentra en tramitación en el Congreso de los Diputados. Leer más

lunes, 19 de octubre de 2009

Si Lucifer significa Señor de la Luz, alguien lleva miles de años falseando la historia. Sólo falta averiguar porqué.
Philip Kargan Stoiber

Incluso 250 mil, son cuatro gatos.

Mayor Oreja admite que el PP "miró para otro lado" con el aborto cuando estuvo en el Gobierno

Diario de Sevilla

Asume la "responsabilidad", aunque justifica la actitud del partido en que el debate y las asociaciones 'Provida' "no estaban vivos". Leer más

Educación para la Feligresía

Volviendo al tema del adoctrinamiento en el ámbito educativo, hay webs y blogs frikitólicos presumiendo de un puñado de miles de alumnos que han tenido la suerte de nacer de una semilla, que se creía extinta, de neanderthal. Es como ser hijo de un celacanto, pero en seco.

Me alegro infinito de dicho logro, a mí tampoco me parece que Educación para la Ciudadanía sea un asunto inocuo, como ya creo haber dejado claro.

Sin embargo, si el concepto estriba en exiliar de las escuelas cualquier tipo de adiestramiento, lavado de cerebro o adoctrinamiento, la primera que sobra es la Religión Católica. De hecho, es casi un crimen contra la humanidad que tamaña cantidad de supercherías, hechos absurdos y personajes infames de biografía tergiversada sigan siendo mostrados a los alumnos como hechos probados.

El poder mediático y político del Catolicismo en este rincón de Europa es inmenso, y el chantaje y hostigamiento continuo a las Instituciones lo pagan los ciudadanos en forma de multitud de perjuicios que no habría tiempo ni lugar para enumerar.

El nuevo objetivo es la película "Agora". No citaré enlace alguno, porque un ligero vistazo a la web es suficiente para comprobar que la cabeza de su director es lo que se pide. No ocurrió lo mismo cuando la trama de la película trataba de una chica opusina que veía venerables espejismos por los rincones y constituía un canto al dolor y el sufrimiento como prenda de sacrificio a los dioses.

Lo católico, cansa. Agota. Domina las ciudades, sus horas, sus días y sus noches, pero quiere más. Lo católico es insaciable. Incansable. Asalta el cuerpo y la mente de quienes desean vivir libres de fantoches perdonavidas, un gota a gota torturador. El motivo por el que a sus negros sumos sacerdotes no les está permitido fundar una familia, no es otro que asegurar su disponibilidad absoluta para divulgar sus insanas falacias y allanar el terreno donde se construye a cada instante el camino hacia el poder.

Un día, inesperadamente, un acólito se pregunta por qué su Iglesia se enfrenta a tan alto número de enemigos. Llorará con lágrima de cocodrilo el que la religión del amor sufra tamaño maltrato e incomprensión.

Se conmemoran hechos acaecidos en 1492, pero no habrá maestro que acierte a recordar a sus alumnos que, en la Barcelona de 1487, casi doscientas personas fueron quemadas con el fin de espantar a los pocos judíos que quedaban en la ciudad, tras el decreto de expulsión. Que los Reyes Católicos, con ese decreto, acabaron con el floreciente comercio de las ciudades porturarias y muchas otras de interior, y que quizá a ellos le debamos el retraso de siglos que ahora nos asfixia.

La deportación de los españoles de raza judía fue un hecho atroz, con escenas similares las correspondientes a los éxodos masivos actuales, miles de personas despojadas de sus posesiones, miseria, hambre y muerte.

Éso también es historia de las religiones. E historia del Catolicismo, y sus Perros.

Ocultarlo también es adoctrinar.

Paradójicamente, si el Gobierno cediese al chantaje del 17-O e ilegalizase el aborto en España, ocurriría que, en adelante, sólo quienes estuvieron presentes en dicha concentración tendrían, de nuevo, posibilidades de abortar.
Philip Kargan Stoiber

domingo, 18 de octubre de 2009

Ya está. Y ahora, ¿qué?

Desarrollo

Bien, pues ya ha transcurrido el gran día. La tarde memorable. Más de un millón de personas contrarias a cualquier norma que permita realizar un aborto, unas, junto a otras que abogan por mantener las condiciones impuestas por la Ley vigente hasta el día de hoy, según se desprende de la asistencia al acto como manifestante de Aznar, Aguirre, Mayor Oreja, etc., miembros del que fue gobierno de del PP durante 8 años, durante los que no sólo no se esbozó el menor gesto tendente a una regulación a la baja de la actividad abortiva, sino que supuso un auténtico pistoletazo de salida en el aumento del número de interrupciones del embarazo.

Consecuencias

Cabe ahora preguntarse qué actitud adoptará el gobierno al respecto. Y cual sería el siguiente paso de las organizaciones que promueven la supresión legal del aborto.

Por multitudinarios que estos mítines puedan llegar a ser, la tradición hispánica en estos casos es minimizar a toda costa el impacto social creando la confusión suficiente en cuanto al número de participantes, por un lado, o la línea sorda al más puro estilo González y Aznar. Permítanme volver sobre la curiosidad política que supone la presencia de Aznar en una manifestación antiabortista.

Según las primeras noticias, en esta ocasión todo se ha sucedido de forma cívica y ordenada, sin grandes aspavientos ni vestiduras rasgadas. Serenamente en definitiva. De lo cual, personalmente, me alegro. Las formas y la educación es el primer paso para conseguir cualquier objetivo. También éste.

El PSOE haría bien en preocuparse por el cariz que está tomando la tramitación de esta Ley. Si abordar una reordenación que -probablemente- era innecesaria, ha venido impuesto por la necesidad política de crear focos de atención secundarios que desviasen la atención de otros aspectos socio-políticos del país, ha pinchado en hueso. Y con toda seguridad ya era consciente de ello antes de hoy.

Crear cortinas de humo puede traer consecuencias inesperadas. Y en un tema espinoso como el aborto, que fue recibido en su día como un avance social de primera magnitud, puede acabar incluso forzando un paso atrás en un asunto de una complejidad extrema y que nunca ha dejado de levantar pequeñas ampollas. Si se hurga airadamente en éstas, pueden convertirse en heridas dolorosas y sangrantes.

Con los pies en el suelo

A pesar de que la jerarquía católica pretenda monopolizar y dogmatizar sesgadamente todo lo concerniente a los principios éticos, éstos son patrimonio de todos y cada uno de los individuos que componen, de una forma u otra, una sociedad.

Sería deseable que ninguna mujer sintiera la necesidad de interrumpir su embarazo. Pero la realidad es que, a pesar de los consejos y ayudas que se les pudiera ofrecer, sigue habiendo mujeres que prefieren interrumpir su embarazo. No se trata de mujeres engañadas o necias. No pertenecen a clases sociales "desafortunadas", incultas y mal aconsejadas, ni es una penosa situación económica la que les empuja dramáticamente a optar por el aborto, como desde los frentes antiabortistas se ha querido vender con supuestos testimonios al más puro estilo Nieves Herrero, entre otros artificios simplones y sensibleros. Aunque puede, desde luego, darse cualquiera de esas circunstancias u otras parecidas en muchas mujeres.

Pero descartados estos casos -muchos, si se quiere- en que una mujer puede recibir el auxilio que la anime a continuar su embarazo, aún así, permanecen situaciones en las que, libre y voluntariamente, decide abortar con total convencimiento y sin que ello implique necesariamente que acabará cortándose las venas, víctima de su conciencia.

Y es ahí, en ese número indeterminado de casos, donde radica la auténtica complejidad de la legalización o no del aborto. Un embarazo afecta y modifica la biología y la estructura mental de una mujer, por lo que no se puede afirmar con rotundidad que no tenga ni voz ni voto respecto a lo que está ocurriendo en su organismo. ¿Que son intereses encontrados? desde luego. Pero no es menos cierto que la frivolidad juega en ambos bandos.

Llegados a este punto, me pregunto qué lleva a un ser humano a arrogarse la facultad, la autoridad de interpretar y ordenar la vida y emociones de otro. Y sigo sin obtener respuestas válidas. Yo no abortaría bajo ningún concepto. Pero tú, no eres yo.

sábado, 17 de octubre de 2009

Otros que tal

Autopista hacia el cielo


Y ya son mil quinientos, Señora, mil quinientos del ala. Mil quinientos exentos del Tamiflú, el cáncer de pulmón o el tan de actualidad alzheimer. Mil quinientos que, y ésta es la buena noticia, son siete menos que el año pasado por estas fechas. Mil quinientos que dispuestos uno tras otro, formarían una línea de más de un kilómetro de ordenados cadáveres. Un pueblo de mil quinientos habitantes ahora deshabitado, con todos sus hombres, mujeres y niños residiendo definitivamente en el camposanto. Mil quinientos que, estadísticamente, reconfortan a la presentadora del telediario por orden de la Dirección. Mil quinientas excusas para continuar por el carril equivocado. Mil quinientas razones para justificar aportaciones extrapresupuestarias, impuestos sobre la marcha. Mil quinientas existencias cuyos finiquitos se despachan en 16 segundos. Mil quinientas toneladas de protocolos rutinarios inútiles y resignación. Mil quinientos sueldos de alta dirección robados de la caja común.
Mil quinientas preguntas que habría que formular, mil quinientos problemas que esas preguntas deberían plantear, mil quinientas soluciones que nadie parece interesado en aportar.
Con medio millón de kilómetros rodados sobre caucho, sé que estas cifras quedan obsoletas de un día para otro. Y también sé porqué. Posiblemente, tú también lo sepas.

viernes, 16 de octubre de 2009

Episcopalmente Incorrecto

Hace lustro y medio, el progresismo era la moda. Progresismo significaba la ruptura con los conceptos tradicionales, suavización de los criterios y prejuicios favorables a sentencias populares discriminatorias u ofensivas para grupos o costumbres tenidos por minoritarios y/o amorales. En vista del éxito experimental de la nueva ingeniería social, el ala conocida como Conservadora empieza la contraofensiva minimizando el término para ridiculizarlo, como primer paso hacia su desacreditación. Lo primero es referirlo en minúsculas, que es lo que más suele doler. No hay más que ver cuán eternamente ofendida se expresa el alma inmortal de un católico si las referencias a Dios se expresan en minúsculas.
Así nace el vocablo despectivo progre, que engloba toda corriente de expresión que no cuente con el beneplácito del nacional-catolicismo español de toda la vida. A través de la blogosfera se ha extendido rápidamente como arma de descalificación masiva, un cruel procedimiento estigmatizador que, en teoría, le inhabilita a uno como ciudadano.
Pero como está demostrado que todo es susceptible de empeorar, la corriente Neocat al completo conviene el cuño, a modo de puntilla al Progresismo, de un invento aún más innovador e imaginativo: lo políticamente incorrecto. Un políticamente incorrecto no es más que un rebelde con causa -y oficialmente censado- contra la dictadura nazi/genocida de ZP. Ahí es nada. Un valiente que se atreve, a pesar de vivir bajo el yugo insoportable del estricto régimen de censura comunista Zetapeiano, a expresar libremente su opinión, con grave riesgo para su vida, su familia y su patrimonio. Todo un héroe. Una especie de Emo Campeador nadando siempre a contracorriente, combatiendo al infiel. Rotundamente admirable.

-------------------------

Pero la teoría de la evolución funciona, digan lo que digan, y por la vía del desprendimiento surge -o acaba de surgir en este momento- la idea de lo Episcopalmente Incorrecto.
Episcopalmente Incorrecto es todo aquél que no opine que ZP y su cuadrilla son monstruos que cenan fetos recién abortados con patatas y kepchup. Si además eres ateo o agnóstico, encabezarás la lista negra para la próxima cruzada de la cristiandad contra el comunismo.
La opinión pública se decanta en estos tiempos por los autoproclamados Liberales, que son los mismos nacional-católicos de arriba, pero desencantados de nuestra derecha, nieta política del franquismo, pero díscola y tontorrona como la carnal del Generalísimo.
Ahora, reivindicar la exclusión de las ideologías -y sus accesorios- del ámbito educativo, el mantenimiento de unas opciones razonables para interrumpir tu embarazo -si te da la real gana y estás segura de que dirigir una planta entera de unos grandes almacenes no te va a dejar tiempo para la depresión postaborto-, insinuar que el entendimiento entre civilizaciones aún es una opción viable, razonar que el marxismo merece tantas oportunidades como le están siendo concedidas al capitalismo, o exigir que la sotana no oculte el estigma del delincuente sexual, te hace quedar como el culo. Te has pasado de progre, que normalmente ya no se atreven a tanto, y te has precipitado al abismo de lo Episcopalmente Incorrecto.
La minoría católica militante está ganando la partida, y no está de más reconocerlo, y felicitarles por ello. La ignorancia, cuando es elegida y se combina con el fanatismo, es lo que tiene. Convierte a los seres humanos en moscas cojoneras que terminan por amargar la vida al más pintado, hasta el extremo de que ya igual te da que chupeteen la tortilla o se paseen por el borde del vaso de cerveza.
Así que mira, me voy a rezar el angelus y tocarle las bolas al rosario. Pero que dejen de zumbar un rato...

Quién será quién

Serán más buenos que el pan, no digo que no, pero dan grima. Serán honesto y leales, sus intereses serán legítimos, no digo que no, pero dan grima. Si la grima brota de los espacios comunes que comparten, no lo se. Hay gente intachable, diligente y repleta de virtudes cuyo rostro, sin embargo, refleja justo lo contrario. Igual ocurre con muchos indeseables que portan una faz aflable que invita a la confianza. El arte está en distinguirlos.

Los Otros

El mandamás de este gobierno tan raro y presidente de una etapa tan atípica, ya puede apuntarse el milagro. No el milagro antigrasa de la próxima excomunión de donuts y bollicaos, ni el milagro de conseguir que cuando explota una burbuja salpique mierda en lugar de jabón, ni siquiera el milagro mayúsculo de que su homónimo norteamericano le eche el brazo por encima sin exigirle a cambio una gracieta en mexicano.

José Luis ha conseguido lo que parecía imposible: Formar un tercer grupo de opinión. Destruir definitivamente el bipartidismo de facto imperante durante 30 años. Desgajar votantes de su partido y del partido de Rajoy para conformar un batallón de disidentes que aún no tienen claro en torno a qué hoguera reunirse. Y no, no se trata de los conversos de Rosa Díez, ni se ha cocido el invento en un mes. Ha sido un proceso al chup-chup, día a día, ley absurda e inservible tras ley absurda e inservible, chapuza tras chapuza, obsesión tras obsesión, durante el cual ambos se han dejado mutuamente en evidencia y, sobre todo, han conseguido que parte de la población se arrepienta de haber votado. A uno, u a otro, indistintamente.

Mucho me temo que los disidentes irán a engrosar el ya espantoso -e inexplicablemente obviado- porcentaje de abstemios de la urna. Otra legislatura transcurre y la Ley Electoral permanece inalterable, megalítica, para dejarnos claro que votar distinto es no votar. De nuevo, partidos de ámbito nacional como UDP e IU (Convocatoria por quien se deje), entre otros, y que podrían suponer una alternativa, se sabrán estafados y a pesar de todo, callarán. Quizá por motivos idénticos a los que hacían callar al Lazarillo. Pues no seré yo quien les saque las castañas del fuego.

En este peculiar espectáculo futbolístico -y digo peculiar por terminar la entrada sin palabras gruesas- que han orquestado pulcramente estos dos pusilánimes antilíderes, si te desmarcas por la banda, tienes el fuera de juego asegurado.

lunes, 12 de octubre de 2009

No todos los católicos practican la homofobia

La división de opiniones y prácticas entre los católicos no es un asunto nuevo. Aborto, homosexualidad, expansionismo doctrinal, financiación, delincuencia sexual entre los sacerdotes, e incluso la finalidad misma de la Iglesia. Siempre consigue sobresalir la facción más destructiva e intransigente, pero dentro del Catolicismo hay voces, y no pocas, discordantes y poco conformes con la política apostólica de las diferentes Conferencias Episcopales.

El articulo que sigue me ha parecido más que interesante. La página original está enlazada en el título.


"LA LEY DE LOS MATRIMONIOS HOMOSEXUALES. Benjamín Forcano, teólogo moralista

matrimonios homosexuales.jpgUn paso más en el camino de la libertad y la tolerancia
Ley aprobada en el Congreso el 1 de julio de 2005, por 187 votos a favor,147 en contra y 4 abstenciones.
Publicado en EXODO, Nº 85,“La sociedad dividida”
La realidad toma la palabra
Me refiero naturalmente a la realidad humana. Porque humana ha sido siempre la realidad homosexual. Desde siempre, en casi todos los pueblos y culturas, ha existido esa realidad auque no en todas ha sido idéntica la manera de valorarla.

Nos encontramos aquí con un tema que, de inmediato, nos asombra. Ha sido una constante su existencia y, sin embargo, han sido muchos los siglos de encubrimiento y de dolor. Al fin, parece amanecer un una nueva luz, que la estudia y reconoce.

LEER MAS...

jueves, 8 de octubre de 2009

Venezuela y Libertad de Prensa

Creo que es la primera vez que lo comento, pero no trago a Hugo Chávez. Los motivos son varios, pero es, fundamentalmente, él, su persona y su actitud, la que me causa una irremediable animadversión.

Cuando me levanto con unas dosis excesivas de buen humor, para compensar y poder salir a la calle como una persona normal echo un vistazo a El País, Aciprensa o El Nacional, de Venezuela -algún blog tengo en reserva para casos de euforia matinal extrema- y hoy he reparado, en El Nacional, en una encuesta sobre la gestión de Hugo Chávez, en la que he participado para tener opción a ver los resultados.

Para tratarse de un país del que, día sí día no, se escribe sobre los ataques gubernamentales contra la libertad de prensa, los resultados de la encuesta no parecen indicar que el director del diario esté sometido a excesivas presiones o censura.

Yo sólo pinto lo que veo

Errores Lógicos y Sofismas

Un buen artículo sobre los métodos de razonamiento
Considero un error imperdonable criticar el pasado del Catolicismo, habiendo tanto que reprocharle en el presente. Philip Kargan Stoiber
La Iglesia Católica exhibe un escaparate de cínica preocupación por los niños, los pobres, los enfermos, los marginados y discriminados, en vano intento de evitar que el dedo de la opinión pública apunte hacia su trastienda de los horrores. Philip Kargan Stoiber

miércoles, 7 de octubre de 2009

Al menos 1.000.000 de católicos no tienen ni pajolera idea de quién es Jesucristo

Y digo yo, ¿en qué han venido creyendo ciegamente tantos años?

La cosa viene de la web del Opus Dei, donde Científicos de la Teología de las Cuerdas Cósmicas han elaborado, literalmente, "una colección de preguntas sobre Jesucristo" donde los mencionados científicos teologales respondían a las dudas de los creyentes. A este texto ya me refería hace pocas lunas en CSI Vaticano.

A su tenor, asegura la mencionada web del OD (como "Triunfo" pero con "Desastre") que la tanda de respuestas ha sido descargada, nada más y nada menos, que por 1.000.000 de personas que, cabe suponer, reunían al menos tres requisitos:

1.- Disponer de ordenador y conexión a internet.

2.- Voluntad de enterarse de quién era Jesucristo.

3.- Interés en convencerse de la existencia del mítico personaje.

Uséase, 1.000.000 de cibernautas católicos con serias dudas sobre los más y los menos de su ídolo. En lógica secuencia, la duda que ahora me asalta es ¿cuántos millones más de católicos sin acceso a la Red van a quedarse sin conocer las eruditas revelaciones de los científicos teológicos y, por tanto, a continuar de por vida amando al personaje equivocado?

De una u otra forma, con averiguarse un "Hola" o un "Diez Minutos" parroquial ya irían despachados, ya que citando textualmente la fuente informativa, las respuestas que se ofrecen versan sobre si estaba Jesús soltero, casado o viudo; cómo se escribieron los evangelios; la existencia histórica de Jesús; quiénes fueron los Apóstoles; los gnósticos; La última Cena, la muerte y resurrección de Jesús, etc.

Sólo cotilleos. Ni un sólo planteamiento de futuro. Como, por ejemplo, si tras su venida, -revenida, mejor dicho-, piensa presentarse como candidato a las elecciones generales o enviará a Zapatero, sin más preámbulos, al Valle de los Leprosos con un chasquido de dedos, a pudrirse con la hermana de Ben-Hur; o si opta por la vía terreno-constitucional, lo haría por libre o encabezando un posible partido político fundado por Hazte Oir o Intereconomía; o una cuestión más importante aún, si cabe: el gabinete de ministros lo formaría contando con los doce apóstoles o, por el contrario, daría una oportunidad a los Jinetes del Apocalipsis e incluso a Lucifer que, por su currículum, podría optar al puesto de Leire Pajín o al mismísimo Ministerio de Igualdad.

Son cuestiones escabrosas, indudablemente, ya que el equipo de expertos en Teología Cuántica Aplicada se han limitado a un enfoque retrospectivo de carácter meramente didáctico del documento, lo que induce a pensar que, en caso de la mencionada Revenida, albergan serias dudas sobre si el nuevo Presidente no los pondría directamente de patitas en el Islam...

Los católicos desconfían de Dios.

Vaya racha que llevo con los católicos. Es que constituyen un tema tan apasionante, tan inabarcable, tan infinito... me recuerda la fábula de san Agustín, creo recordar, cuando avisó a un niño -siempre aparecen los niños, caray- al que sorpredió haciendo un hoyo en la arena de la playa para después verten en su interior todo el agua del mar. Y san Agustín, en un alarde de brillantez intelecual y potencia deductiva, le conminó a que abandonase su empeño, pues el agua del mar era inmensa como el amor de Dios y de ninguna manera cabría en un espacio tan diminuto, y tal... no recuerdo bien cómo terminaba, pero sí la imagen -tenía dibujito- del niño recostado sobre la arena y mirando al místico desde abajo, pensando o temiendo a qué tendría que atenerse en los próximos minutos, dada la desventaja de su posición. Posición intelectual y de sabia madurez con la que se enfrentaba, me refiero.

La cosa viene por la Gripe A en la que los católicos, acostumbrados como están a aplicar la Fe a cualquier cosa, resultan que son los únicos que a estas alturas aún creen en lo maligno de sus efectos. Con éstas, la Diócesis de Cádiz-Ceuta (¿?), a pesar de la divina protección de la que en buena lógica es de suponer que gozan, y una vez, dicen, "oídos los organismos públicos competentes", ofrecen a párrocos, rectores o capellanes las siguientes orientaciones que, aviso, son absolutamente mundanas y denotan una falta de fe absoluta en la protección del Altísimo. A saber:

1.- Donde sea posible, se suprimirá el agua bendita de las pilas de entrada en los templos, poniendo un cartel que explique el motivo. Con lo que queda claro que el agua será muy bendita, pero de antibiótica, nada.

2.- El Rito de la Paz, que es potestativo, se podrá suprimir o recomendar otro gesto que no implique el contacto físico entre los fieles. O sea, que con un mínimo gesto de cabeza del tipo "que sí, que te he visto", van que se matan.

3.- Se recordará la posibilidad de recibir la Sagrada Comunión en la mano, respetando siempre el modo como cada fiel desee recibir al Señor. Y una vez en la mano, con disimulo, a la papelera, que habrá que ver dónde se ha metido la mano don Gerardo antes de la misa... hoy tengo la agenda a tope, ya recibiré al Señor otro día...

4.- En los besamanos o besapiés de las sagradas imágenes o reliquias, se sugerirá a los fieles otras posibilidades para mostrar su devoción o veneración: santiguarse, inclinación de cabeza, etc. Vale hasta un guiño de complicidad, que La Virgen es más lista que el hambre y sabe de qué va la cosa...

5.- En las concelebraciones, se procurará utilizar dos cálices uno para el presidente y otro para los demás sacerdotes, quienes comulgarían por intinción. Si no te fías de los compañeros de trabajo, entonces apaga y vámonos.

6.- Se extremarán las medidas de higiene en los templos y dependencias pastorales, así como en las catequesis y demás reuniones. A las numerarias del Opus y beatas del voluntariado no les va a hacer pizca de gracia fregar de rodillas, pero sarna con gusto no pica.

7.- A estas sugerencias, que se mantendrán hasta que las autoridades sanitarias estimen que el riesgo ha desaparecido, se podrán añadir otras que parezcan útiles y factibles en cada lugar. ¿Las Autoridades Sanitarias no son las mismas que trajinan con éso del aborto? Pues hay que estar a las duras y a las maduras ¡veletas!

Como el asunto queda abierto, pues como dice la Diócesis en el punto 7 se podrán añadir otras que parezcan útiles y factibles en cada lugar, quedan Uds. invitados a aportar cuantas medidas puedan contribuir a la tranquilidad de los pobres católicos, que entre las acechanzas del Maligno y los virus, no hay noche que duerman tranquilos.

Actualización:

Fe de Ratas: huelladeperro dijo...

Lo de San Agustín no era así, sino que andando el Santo orilla la mar intentando dilucidar en su cabeza el misterio de la Santísima Trinidad "tres personas en una y un solo Dios verdadero" encontróse un niño (que era un ángel divino, of course) que le dijo que tan difícil era para el humano entendimiento entender los misterios de Dios como que el agua toda del mar cupiere en el hoyito.

¡Ale! ¡desmemoriao!

Se ha producido un error en este gadget.