jueves, 15 de abril de 2010

El Espíritu Santo introduce modificaciones en el baremo de selección papal.


A partir de ahora, yo que Ratzinger cenaría en el Burguer King. Sino, atentos a ésto.

Ya están pensando en el nuevo papa, una vez demostrada la falibilidad del actual, en contra de lo que marcan los cánones y la publicidad católica. Incluso han llegado a decir de él que es "medio inocente", es decir, "medio tonto". Al final va a resultar ser un corazón de oro con una cara de espanto.

Hasta Rouco Varela prefiere hablar del anterior papa antes que comprometerse a mencionar al actual. Esto huele a Pulp Fiction inminente.

Qué horror. Me parece estar oyendo el piar desesperado del sacro palomo.

Extraño gobierno anticlerical.

Desde el catolicismo de a pie llueven las quejas sobre los demoníacos planes de gobierno de aniquilar a la Iglesia Católica. Mientras, sus jerarcas y párrocos que sí conocen la realidad, callan y otorgan.

En consecuencia, si yo fuese el presidente de ese gobierno, lo primero que haría, desde luego, sería retirar toda ayuda a la restauración y mantenimiento de inmuebles de titularidad eclesial.

El Obispado responde al Ministerio de Cultura

Diócesis de Tenerife

Sobre la inversión para las obras de la Catedral de La Laguna.

El Ministerio de Cultura anunció que están garantizadas las cantidades presupuestadas para este año para las obras de la Catedral y, lo que es más relevante, que destinará las cantidades "necesarias para que sean terminadas con la mayor prontitud y el templo pueda de nuevo abrirse, ser utilizado y dar el servicio adecuado.".

El responsable de comunicación del Obispado, al ser consultado, aseguró que no se le había comunicado oficialmente la noticia, pero que ésta había sido recibida de forma "esperanzadora".

"Si efectivamente se garantizan esos fondos sentiremos una gran satisfacción", señaló el Vicario General, Antonio Pérez, aunque insistimos en la firma de un convenio sobre la Catedral para que "quede constancia de las futuras anualidades y se garantice su cumplimiento sin más sobresaltos".

De hecho, mantendrán la solicitud de reunión con el Ministerio de Cultura a la espera de firmar el convenio y concretar este compromiso de forma oficial.
Diócesis de Tenerife. 15/04/2010

Incontables ejemplos como el enmarcado se dan en todos los municipios y comunidades autónomas, donde el Ministerio y las distintas Consejerías de Cultura asignan muchos millones de euros anuales para evitar que iglesias, conventos y monasterios se vengan abajo, muchos de ellos con los religiosos aún dentro, en algunos casos abandonados por sus respectivos episcopados.

Cuando echan en cara las manidas cifras de Cáritas y cuánto cuantísimo ahorran los bolsillos católicos al Estado, omiten las contrapartidas, con la sibilina astucia que les caracteriza.

El presupuesto requerido para reparar la techumbre de una ermita de pueblo bastaría para mantener un comedor social de sopas de gato durante 5 años.

Sería esclarecedor que el Estado se dedicase -de una puta vez- a cubrir las necesidades básicas de la población, y La Iglesia a costearse el multimillonario mantenimiento de sus innumerables edificios.
Moral es hacer lo correcto, independientemente de lo que te dicen. Religión es hacer lo que te dicen, independientemente de si es correcto. Visto aquí

miércoles, 14 de abril de 2010

El pecio de la paz.

Si existe en este país algo más caro que la vivienda, es la paz. Desde siempre, muchos españoles han pagado un precio demasiado alto por la paz, y su moneda de cambio ha sido, invariablemente, un cheque de silencio al portador.

En la cuenta de liquidación del proceso que vino a denominarse "transición" se volvió a tirar alegremente de talonario y la deuda de nuevo contraída pareció quedar, una vez más, saldada. En realidad, el pagador tenía los dedos cruzados y tan sólo estaba concediendo una hipoteca basura a 30 años.

Garzón goza de todas mis simpatías y, sin embargo, estoy convencido que ha faltado a la palabra dada por un país en un momento histórico concreto. La España de entonces consintió en enterrar en el olvido la memoria de muchos miles de personas víctimas del franquismo más despiadado y chusquero, como consintió igualmente asumir que ese mismo franquismo continuaría incrustado en sus Instituciones mientras sus representantes viviesen. Ignoro si había opción o si fue justo, pero tal fue lo convenido.

Un pacto de sumisión y silencio, un acuerdo entre señores y siervos acatado voluntariamente por ambos, consensuado hasta el último detalle y que podría resumirse en que tanto los franquistas supervivientes como la Iglesia salían indemnes del lance, y disfrutarían vitaliciamente de cuantos privilegios y estatus les había otorgado su fidelidad a Franco.

Porque se trató de un pacto sellado, firmado y aceptado libremente, es por lo que creo, objetivamente, que Franco desde la putrefacción de su tumba está en su derecho de exigir su cumplimiento. Por más que nos duela.

Ése es el pecio de la paz.

lunes, 5 de abril de 2010

EL SIGNO DE LA CRUZ

Por motivos que no vienen al caso, esta tarde estoy clavado en casa.

He echado (¡!) mano al Google reader para dar un vistazo a las novedades en los algo más de 300 blogs a los que estoy suscrito, tras lo que me he bajado a repasar manualmente algunos de mis favoritos.

Marco uno de mis preferidos. Es un blog de música. Su propietario apenas ha sido premiado con tres o cuatro comentarios en varios años de bloguero. Alguna vez le leí comentarlo, no sin cierta amargura.

Su blog era de música. Con mucha calidad literaria, humana y técnica. Y digo era porque ha sido eliminado por su autor. Me ha dolido casi como si hubiese echado la persiana el mismísimo Manolo Saco, por mencionar alguno entre muchos buenos blogs.

Su nombre era EL SIGNO DE LA CRUZ, y era un buen, un muy buen blog, donde, inculto de mí, descubrí nada menos que a los Yellow, sin ir más lejos.

Los homenajes los suelen ofrecer las altas instituciones pero, como tú mismo dijiste un día, nadie llevará rosas a nuestra tumba. Pues jódete, compañero, yo voy a llevar una a la tumba de tu blog, tu magnífico blog. También es un poco a la tuya, como bien sabes.

Tuve el buen tino de suscribirme, por lo que conservo todas y cada una de tus entradas, todos tus consejos, reflexiones y recomendaciones. Sin tu permiso, voy a dejar constancia aquí de uno de los post que escribiste desde el fondo de tí mismo, uno de los que más me estremeció.

Va por tí, mi desconocido amigo. Va por EL SIGNO DE LA CRUZ:

El poder del catalizador

20100129050017-andy-warhol-1-1-.jpg

Estoy escuchando en estos momentos Dare!, el album que catapultó a la fama a The Human League. Tras dos lps como cuarteto (la otra mitad se escindió creando Heaven 17), algo hizo que vieran la luz... comercial. No tuvieron ni que cambiar de casa de discos, únicamente usaron un nuevo enfoque para encauzar su mensaje pop. Y llegó el reconocimiento que no lograron al principio, que se fue diluyendo con el paso del tiempo. Lo efímero sube como la espuma, luego hay que saber aguantar inteligentemente el momento del descenso. La creación es un proceso caprichoso. Nunca sabes qué es lo que trasciende, nunca sabes qué mueve a las masas a aupar unas cosas y destruir otras. El arte no es cuadriculado. El corazón no es lógico y la cabeza no sabe de sentimientos. Lo importante es estar ahí y aportar inteligencia y saber hacer. Muchas veces todo cae por su propio peso. Mientras tanto no dejéis nunca de escuchar a los que nunca hacen gala de tener la RAZÓN.


La sensatez al poder. I

Usamos el tópico de la imaginación al poder, sin caer en la cuenta de que el mundo se construye a base de simples series de sumas de dos números, y poco más. Incluso la multiplicación consiste en sumar un número a sí mismo tantas veces como diga un segundo número. Con este simple principio como herramienta conseguiríamos hacer de esta bola un lugar mucho mejor, si tuviésemos la valentía y la honestidad de apechugar con las consecuencias, claro está. Porque hay ocasiones en que uno piensa que, en realidad, tras los discursos vacuos y las comidas de trabajo, nadie está realmente interesado en sumar dos y dos.


Así fue como el laureado de la economía de perogrullo -y la califico así por la sensatez de sus planteamientos y conclusiones-, D. José Barea, se ha situado prácticamente en la cima del podium de los gestores presupuestarios: sumando una y restando tres. A sus ochenta y tantos, Barea, lúcido neoliberal a saco y fichaje estrella de Aznar, sigue teniéndolo claro:

lo primero y lo segundo que hay que hacer para sanear una economía, es congelar el sueldo de los funcionarios de base durante cuatros años. Sí, ésos que salen por 1.100 euros ramplones al mes.

lo tercero, reducir 10% de la plantilla de asesores y otro tanto por ciento las retribuciones complementarias de los altos cargos públicos. Sí, ésos de entre 3 mil y 5 mil eurazos al mes.

lo cuarto, reestructurar a fondo los capítulos de protección social (sanidad, servicios sociales, desempleo y pensiones), es decir, reducir gastos y coberturas a toda costa. Se traduciría en los caritativos profesionales dándose aún más autobombo, si cabe, y consagrándose definitivamente como los únicos e inimitables quijotes de los pobres. De paso, Barea se escuda tras el el premio nobel P. Krugman para dejar caer que tanto los precios como los salarios actuales son insostenibles. Pues divídalos ambos por dos, hombre de dios...

lo quinto, dar vacaciones indefinidas a tres ministerios al completo: Cultura, Vivienda e Igualdad. Eso lo entendería.

como sexto, situaría un invento revolucionario tipo si lo logras te monto un piso, a saber: se llama flexiseguridad y consiste básicamente en conservar la seguridad en el empleo y los niveles de protección de los asalariados, sin que la empresa pierda flexibilidad y capacidad de gestión por ello. Hay acciones para las que resulta imprescindible mandarse extirpar una costilla. Parece mentira.

en séptimo y último lugar, excepto el detalle desagradable de dejar a los mineros bajo tierra hasta los 70 años -muchos saldrían a la superficie justo unos días antes de volver al subsuelo de forma permanente-, Barea se apunta tres medallas igualmente de perogrullo, pero que los sucesivos gobiernos reinantes ni se plantean, a saber:

  1. extender a todo el período contributivo la base reguladora para el cálculo de la pensión.
  2. porcentaje aplicable a la base reguladora proporcional al número de años cotizados.
  3. supresión de todas las jubilaciones anticipadas.

Ya de mi cosecha, añadiría:

  1. la reincorporación al mercado laboral de todos y cada uno de los jubilados anticipados menores de 55 años aunque para ello, evidentemente,debe existir previamente un mercado laboral. Y no es el caso.
  2. la revisión de todas las tallas de pensiones de invalidez, pequeña, mediana y grande, y condicionar su concesión a los ingresos del pensionista.

Lo cierto es que el cuento terminó con Aznar pasando muy mucho de la sapiencia del Sr. Barea, por lo que éste tuvo que largarse pasado un tiempo prudencial, so pena de acabar haciendo el ostra en su flamante oficina presupuestaria.

Los Intocables de Ratzinger

La efebofilia mística es ya un asunto manido que debería encontrarse ya a estas horas en vías de solución, aunque me temo que visto lo visto, la cuestión va a quedar de nuevo en agua de borrajas. Ahora más que nunca se ha podido corroborar el inmenso poder terrenal que atesora la Curia, que a capeado a pecho descubierto los envites de la realidad repugnante que la impregna; imposible corromper aún más lo que hace siglos que está podrido. No queda más que resignarse, una vez más, y murmurar éso de con la iglesia hemos topado.

Reconozco que a veces siento algo de aprehensión. Es una lucha desigual, sobre todo en este país, con un Estado confesional de facto amedrentado ante datos que se les presentan infames e inflamados y que es incapaz de contradecir las huidas verbales hacia adelante en boca de jerarcas y fieles de a pie, dignos peones, llamando a la yihad católica contra aquellos que reúnen el valor para enfrentar los desmanes y supercherías de la numerosa jerarquía eclesiástica.

Con el cristofascismo de postguerra desempolvando los baúles, sólo pensar en lo que ha ocurrido cada vez que han enarbolado del crucifijo por las calles, hiela la sangre. Para los anticlericales -y digo anticlericales, que no anticristianos-, se abren dos posibles salidas: o el arrepentimiento y aceptación de los dogmas impuestos desde la cúpula, o la condena al ostracismo y penas aún peores. Así ha sido cada vez que se ha sellado la alianza Iglesia-Estado.

La desigualdad en la pugna se evidencia en la potestad que demanda la Iglesia para someter a criba todo cuanto acontece en la sociedad, mientras clama por la inviolabilidad de sus cuentas, que sólo a Dios corresponde juzgar. Todo un brindis al sol y un burdo truco para huir de la quema.

Sé que no luchamos contra ningún Dios. Todas las élites religiosas -no sólo la católica- acaban ganando cuantas partidas se les plantean tarde o temprano, no por voluntad divina, si no porque a ellas se adhieren para liderarlas los tipos más despiadados y manipuladores del momento, que ven en la religión una oportunidad de invertir sus ambiciones más inconfesables.

Está ocurriendo igualmente con el Islam, que lenta pero inexorablemente se está incrustando en los márgenes no escritos de occidente, trayendo a las puertas de Europa una filosofía que en muchos aspectos nos es ajena y detestable. Y quizá estemos comentiendo el error de apoyarles tácitamente con la vana esperanza de asistir con ello al debilitamiento de la clerigaya que nos puya y gobierna desde hace siglos pero, en tal caso, nos estaríamos equivocando de medio a medio.

Si el racionalismo ya encuentra difícil encaje en la curia romana, con la dispersa élite de jerarcas islámicos estaríamos hablando de órbitas dispares, de universos contrapuestos.

domingo, 4 de abril de 2010

El Gigante herido.

Los enemigos de la Iglesia de Roma están resultando ser mucho más numerosos de lo que, en un principio, podría imaginarse hace tan sólo unos meses.

Así, son ya varias las semanas en que los diarios de todo el mundo aparecen salpicados de noticias que relatan sucesos que implican a la sacerdotes y jerarcas católicos en casos de abusos a menores, de forma que su imagen al día de hoy se asemeja más a la de un gigante rabioso por las molestas heridas inflingidas por una horda de enanos, que la de la institución secular e inamovible que siempre ha pretendido encarnar.

Aunque resulta evidente que el estatus de jefe de estado que protege a Joseph Ratzinguer descarta toda posibilidad de citarle judicialmente ni siquiera como testigo, el simple hecho de ser salvado por la campana parece proporcionar un extra de moral a quienes examinan la actuación de la Iglesia con lupa, en busca del menor resquicio donde rascar y levantar la piel.


A este respecto y sin ánimo de echar más leña al fuego, opino que el Ministerio de Justicia ya va tarde en lo que respecta a arbitrar medidas similares a las que se tomaron y se siguen tomando en los casos de violencia familiar. Ante la menor sospecha, las autoridades judiciales y policiales deberán ponerse manos a la obra para velar y proteger la integridad física y psíquica de los menores, siendo obligación de todo aquél que observe conductas anormales en las personas encargadas de tratar con niños -ya sean sacerdotes o no- denunciar sus sospechas. Sería igualmente aconsejable publicitar el peligro latente en campañas similares a las ya realizadas para otros abusos que pudieran cometerse en el entorno familiar o social, de forma que el menor no se vea sorprendido por la agresión y se contemple a sí mismo como un bicho raro, llegando a creer que tal atrocidad sólo le está ocurriendo a él.

No hay que olvidar que, como la misma Iglesia viene repitiendo en estos días a modo de excusa, un sacerdote es un ser humano normal y corriente. Sin embargo, ésto no es del todo cierto, puesto que un ser humano normal y corriente no reprime su sexualidad constantemente, con lo que constituyen un colectivo con altas probabilidades de desarrollar una disfunción psíquica relacionada con el sexo.

Ojalá se depuren pronto todas las responsabilidades y, si se ha de criticar a los jerifaltes de la Iglesia Católica, se haga por alguno de los otros muchos motivos que pueden ser enfocados por la vía de la racionalidad, y no por estos delitos que, no por execrables, dejan de ser puntuales si tenemos en cuenta el altísimo número de sacerdotes en activo en todo el mundo.

Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, 30 de octubre de 1966.

Me he tropezado casi por casualidad con un texto correspondiente al diario de sesiones del Congreso de 30 de octubre de 1996, que enlazo aquí para su corroboración.

Ese día se trató, a requerimiento de Manuel Alcaraz, la causa del cese del moderador de un debate televisivo en la emisora pública ante las protestas telefónicas de un número indeterminado de televidentes, ofendidos por las supuestas calumnias vertidas contra la Iglesia Católica.

La siembra del temor preventivo hace posible que la intervención de las autoridades institucionales eclesiásticas ni siquiera sea necesaria. El clamor popular resulta bastante para clausurar un programa-coloquio entre profesionales del periodismo.

Eran otros tiempos, pero recordar los errores del pasado ayuda a evitarlos en el futuro.

.../...
--DEL DIPUTADO DON MANUEL ALCARAZ RAMOS (G. IU-IC), SOBRE CIRCUNSTANCIAS QUE CONCURRIERON EN LA DECISION DE LA DIRECTORA GENERAL DEL ENTE PUBLICO RTVE DE APARTAR AL SR. D. PEDRO MEYER DE LA DIRECCION DE SU PROGRAMA.
(Número de expediente 182/000060.)

La señora PRESIDENTA: Pregunta número 3, que formula el diputado don Manuel Alcaraz Ramos.


El señor ALCARAZ RAMOS: Señora directora general, ¿puede aclarar las circunstancias que concurrieron en la decisión de apartar al señor Pedro Meyer del programa que dirigía?

La señora PRESIDENTA: Tiene la palabra la señora directora general.


La señora DIRECTORA GENERAL DEL ENTE PUBLICO RTVE (Ridruejo Ostrowska): La Dirección de los servicios informativos de Radio Nacional de España tomó la decisión de cesar a don Pedro Meyer de la dirección del programa Las cosas como son por estimar, con criterios profesionales, que no había moderado adecuadamente el debate de ese programa sobre el futuro de la Iglesia católica tras el pontificado de Su Santidad el Papa Juan Pablo II.


La señora PRESIDENTA: El señor Alcaraz tiene la palabra.


El señor ALCARAZ RAMOS: Las cosas como son, me parece que ha aclarado bastante poco. Creo que ustedes tienen un problema con los debates, porque si cuando en unos debates la gente no quiere debatir, suspenden el programa y cuando debaten, suspenden al director, pronto se van a quedar o bien sin programas, o bien sin gente que quiera debatir. Es una reflexión que deberían hacerse.
El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya comparte profundamente la sensibilidad por las creencias de todos los españoles, también por las de los ciudadanos españoles católicos, pero nos tememos que el resultado hubiera sido otro si en ese debate se hubiera ironizado o se hubieran hablado sobre ateos, agnósticos o budistas. Nos parece que se establece un criterio extraordinariamente peligroso, que significa, ni más ni menos, que ciertas áreas de la realidad social no van a poder ser abordadas.
Nosotros unimos esto a declaraciones que usted ha hecho en algunas ocasiones hablando de televisión. Si mis datos no están equivocados, el 27 de junio usted se reunió con la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales y allí anunció que la programación iba a ser de cine familiar, blanco, lo cual provocó que algún productor le preguntara en voz alta si iba a significar la vuelta de la censura. No sé si es casualidad o si tiene algo que ver --no digo que necesariamente sea así--, pero quizá pudiera tener algo que ver con que ese mismo día, el 27 de junio, se da la orden de supresión del programa Qué grande es el cine español, según algunas fuentes ligado a alguno de los programas que se iban a emitir.
Nos parece preocupante esta tendencia porque entendemos que en las programaciones, tanto en radio como en televisión --sin necesidad de tener que acudir, por ejemplo, y seríamos los primeros en criticarlo, a programas de violencia gratuita, etcétera--, tienen que tener una cabida diversas expresiones relacionadas con la libertad de creación artística e intelectual que garantiza el artículo 20, en definitiva, la libertad de debate. Creemos que en casos como éste no se ha respetado, porque si el profesional va a tener que pagar con el cese de la dirección por opiniones emitidas en su programa, si en la anterior pregunta yo le decía que dejaba planeando la sombra de la duda, ahora sucede algo mucho más grave, y es que tras su intervención queda planeando la sombra de la censura.


La señora PRESIDENTA: Tiene la palabra la señora directora general.


La señora DIRECTORA GENERAL DEL ENTE PUBLICO RTVE (Ridruejo Ostrowska): Señor Alcaraz, salgamos de la duda. He de decir que en el caso específico de Radio Nacional de España --luego haré mención a Televisión--, los profesionales que realizan sus programas no tienen, en general, más limitaciones que las que establece el propio Estatuto de Radiotelevisión Española y las líneas generales de programación que se aprueben por el consejo de administración. En el caso del programa Las cosas como son, que dirigía Pedro Meyes, este programa consiste, como S. S. sabe, en un debate entre periodistas de distintos medios de comunicación para tratar diferentes temas de actualidad. El programa objeto del cese del señor Meyer tenía como punto del día, y partiendo de estado de salud de Su Santidad el Papa Juan Pablo II, el futuro de la Iglesia católica tras su pontificado. Es decir, había un tema. ¿Qué ocurrió? Durante el desarrollo del programa, el debate fue apartándose del tema propuesto, llegando incluso a verterse por parte de alguno de los contertulios gravísimas acusaciones que dañaban el honor de la institución

Página 2345


y de las personas, y el moderador no logró reconducir el debate hacia el tema propuesto. Las acusaciones en contra de algunos miembros de la Iglesia católica provocaron un aluvión de llamadas telefónicas de los oyentes, que denunciaban la falta de respeto hacia la institución y hacia las personas, pero en ningún momento se produjo ninguna queja de la Iglesia católica ni tampoco de organizaciones próximas a ella.
Los propios criterios de respeto que marca el Estatuto de Radiotelevisión Española aconsejaron a la dirección de informativos de Radio Nacional de España relevar de su responsabilidad como moderador de estos debates a don Pedro Meyer, no por el hecho de que los ataques se hubieran producido contra la Iglesia católica o alguno de sus miembros, sino por no haber demostrado su capacidad de conducir el debate sobre el tema en cuestión.
Simplemente, los temas de que se hablaron no eran el asunto planteado ese día en ese programa, y el hecho de que el moderador no lograse reconducir el debate es lo que llevó a proponer su cese.
La dirección de informativos de Radio Nacional lo que ha hecho es que ha nombrado a don Pedro Meyer director del programa Siete días para que, aunque advertido su error en el debate que anteriormente hemos mencionado, se le pudiera dar una nueva oportunidad profesional.
(Rumores.)

La señora PRESIDENTA: Silencio, por favor.


La señora DIRECTORA GENERAL DEL ENTE PUBLICO RTVE (Ridruejo Ostrowska): Respecto a la alusión a la censura y a la libertad del debate, queda claro que la libertad existe en el debate y que dicho debate tiene un tema. En cuanto a Televisión Española, hay una pregunta que responderé después respecto a la directiva Televisión sin fronteras, a la autorrestricción en contenidos y en qué franjas horarias se debe programar un tipo de programa y otro. Yo creo que, como servicio público, Televisión Española y Radio Nacional deben considerar muy seriamente esos criterios que se cumplen estrictamente, tema que ampliaré con posterioridad.

--DEL DIPUTADO DON JOSE MARIA MARTINEZ LASECA, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA, SOBRE APROBACION POR EL CONSEJO DE ADMINISTRACION DE LOS SUELDOS DE
.../...


sábado, 3 de abril de 2010

Jean Meslier

Como todos los enlaces de Lisístrata, este artículo sobre Jean Meslier es puro magro. No comentaré nada al respecto porque en dicho enlace consta información suficiente sobre este singular personaje. Sí ofreceré algunos enlaces para intercambiar algunas de sus obras, las que he conseguido localizar en emule. Espero nos sirvan para hacernos una idea del pensamiento de alguien que fue fraile antes que cocinero. Por supuesto que si os gustan, debereis obtener la edición impresa en cualquier librería.

  1. Crítica de la Religión y el Estado
  2. Testamento
Actualización:

Ninguno de los dos documentos son válidos. Uno por estar escrito en italiano, otro por... por que no. Así que en la librería nos vemos, como debe ser ;-D

jueves, 1 de abril de 2010

Primer sacerdote condenado por pederastia.

Según informa la Cadena Ser, Don José Poveda Sánchez, el sacerdote que se enamoró perdidamente y tomó sin permiso la mano de varios menores durante su servicio en Italia, ha sido condenado a la pena máxima para este tipo de faltas leves, dos años y un día sin TDT, y la firme promesa de prestarse a ser auxiliado por un confesor de la seguridad social, también llamado psiquiatra.

El órgano jurídico que ha dictado el auto, la Diócesis de Porto Santa Ruffina, ha encomendado su vigilia y cumplimiento a la también Diócesis de Getafe, donde el sacerdote solicitó prestar su santo ministerio por motivos familiares.

Preguntado por su nuevo destino, el sujeto ha declarado "bien, un poco pasaditos para mi gusto, pero bien" desde su nuevo puesto de Capellán de una residencia de ancianos.

Fuentes cercanas al Juzgado de la Diócesis de Porto Santa Ruffina han puntualizado que, a pesar y siendo conscientes de la extrema dureza de la sentencia, dos años pasan enseguida.

El Gobierno, por su parte, ha propuesto conmutar la pena por 5 años y un día privado de postre, ya que este desdichado imprevisto podría causar el incumplimiento de su compromiso electoral "En el 2010, todos con TDT".
Se ha producido un error en este gadget.