miércoles, 27 de mayo de 2009

Tolerancia química

Hay quien ha venido a este mundo para discrepar. Discrepan desde el mismo momento que nacen, y en la infancia, y durante la adolescencia y juventud. Algunos prolongan su discrepancia hasta la adultez y correlativa madurez, donde llegan a adquirir la condición de discrepadores profesionales, aunque sería más ilustrador el calificativo de discrepadores arbitrarios.

Frente a éstos, los discrepadores ocasionales -o de ocasión- que si bien parten en pole position discrepando de todo cuanto se menea, a la postre y tras arduas autoreflexiones, concluyen discrepando de lo que anteriormente discrepaban. Le ocurrió, sin ir más lejos, a una personalidad relumbrante como F. González y la OTAN.

La Discrepancia Por Defecto es una postura existencial, una filosofía de vida. El punto de partida seguro, que te deja las puertas abiertas para lucir una inteligencia demócrata ideal y cambiar de bando cuando convenga, con desprendimiento de energía durante la reacción y ganancia de tres átomos de buena reputación. El estado opuesto sería el Cretinismo Por Defecto, es decir, adherirse sin discrepar a la postura imperante, lo que corta la posibilidad de retirada y conduce por el camino de la no-discrepancia forzosa. Le ocurrió, sin ir más lejos, a un pariente de Pinocho: Rajoy. Y a su pepito grillo: J.M. Aznar.

Las iniciativas ajenas son idóneas para practicar la discrepancia por defecto, siempre y cuando se discrepe con unos márgenes de tolerancia adecuados que permitan una rápida rectificación-adhesión con ganancia de medalla, a condición de que la idea puede ser debidamente plagiada y asimilada como propia, aunque sea de naturaleza tan estúpida como la que a uno mismo se le podría ocurrir pero que calla para no desencadenar en los demás procesos similares de discrepancia por defecto. Le ocurre día si, día no, sin ir más lejos, al Presidente del Gobierno.

Discrepar por principios equivale a sembrar hoy para recoger mañana. Por ello, yo discrepo a la menor oportunidad, esperando que pinten calvo el momento de fingir que el otro tiene parte de razón y yo estoy de acuerdo, con lo que parte de esa parte de razón también es mía. Con algo de habilidad incluso se pueden cambiar las tornas y ser yo quien defiende el magnífico "A" que antes defenestraba. Y abandonar el "B" como única opción para el otro, que a estas alturas ha olvidado hasta por dónde iba.

A mí no me está dando buenos resultados, pero a otros sí. Será que segrego, sin darme cuenta, la hormona de la falta de credibilidad.

5 comentarios:

Jose dijo...

Hola Isaak: Pasé a seguir tu blog y me he suscrito, de paso aprovecho para darte un consejo, si me lo permites, no entres en polémicas con el cura Llorca, no vas a sacar nada en claro, solo dolores de cabeza, él no tiene remedio.

Ya antes otros muchos intentamos, sin exito, hacerle razonar y es un caso perdido.

Ahora tu haz lo que quieras. Un saludo desde el sur.

Isaak Asino dijo...

Gracias por la suscripción, Jose, intentaremos no defraudar ;-)

En cuanto a Maese Llorca, razona él solito. No se trata de convencerle, puesto que conoce sobradamente lo que hay. Pero ignorarle es allanarle el camino, y es preciso ponerle los puntos sobre la íes.

Forma parte del nuevo movimiento nacional-católico surgido en los últimos años tras la estela de la COPE y ese genio de la prestidigitación histórica que es César Vidal.

Las cosas no son de color marrón claro sólo porque él lo diga. Y hay que dejarlo claro.

Es inútil, desde luego, porque no van a dar su brazo a torcer. Pero peor es dejarles creer que han vencido, o convencido.

Saludos desde tus mismas coordenadas.

Jose dijo...

Amigo Isaak:

El sabe de sobra que miente y tergiversa, no te quepa la menor duda, en eso, como en otras cosas, han tenido a La Puta de Babilonia como maestra.

Respecto a Cesar Vidal y Jimenez Losantos, ya les dediqué yo en mi blog tambien un post....algún día pagarán por tanto odio y mala baba como están sembrando.

El cura Llorca es un prepotente, pero no lo tengas por tonto, estos neocons son la semilla de odio futuro, hay que dejar que lleguen a la gente lo menos posible.

En fin, lo que me da pena es que aún tienen mucho poder en España y en otros paises, ni te cuento.

Saludos desde la calurosa Cordoba.

Anónimo dijo...

oye que pringado tu texto no tiene nada de coerencia con el pinche titulo...

Isaak dijo...

Siento tu desilusión, pero míralo de esta forma: seguro que tú tienes un nombre, y sin embargo apareces como "anónimo".

Saludos con... pinche.

Se ha producido un error en este gadget.