sábado, 24 de septiembre de 2011

Especial para "taurinos": ejemplo y explicación de disputa de igual a igual.

Foto tomada ayer en la SE-197.
Está foto está tomada en el día de ayer, en la carretera SE-197. Se observan dos reses combatiendo. Sus motivos tendrían, y la lucha fue encarnizada. Aunque nada comparado con la que les espera cuando tengan que enfrentarse a sus matadores humanos, y con suerte si toca La Maestranza, en lugar de Tordesillas.

Los matadores de toros y la clase taurina en general -no hace falta argumentarlo- pecan de una soberbia necedad a prueba de argumentos. Aún asi, no renuncio a explicarlo una y otra vez. Un torero viene a exhibir una inteligencia cien veces superior a una res -aunque siga siendo la mitad de un ser humano normal-. Utiliza un artefacto de engaño, otro diseñado exclusivamente para dar muerte al animal y previamente se sangra a éste para provocarle suficiente debilidad. Sumado lo dicho a un meticuloso entrenamiento, las posibilidades de supervivencia inclinan inequívoca y aplastantemente la balanza hacia el lado del siniestro diestro.

La escena que se aprecia en la foto es una lucha de igual a igual. Lo que se describe en el párrafo anterior es un animalicidio. No resulta tan difícil de comprender.

Lo único que recomendaría a estos animales, caso de que pudiesen escuchar y comprender es: duro con ellos, y a la femoral.

3 comentarios:

Lisístrata dijo...

mejor a la cabeza, donde no cojeen.

Josefo el Apóstata dijo...

¡Dichosos los ojos Isaak!

La Araña Peluda dijo...

¿Sólo la mitad de lo normal? Que va, es mucho menos.

Se ha producido un error en este gadget.